ESCUELA DE TAUROMAQUIA

El comportamiento del toro durante la lidia: El capote

Segunda parte del acercamiento a las evoluciones del animal
lunes, 09 de diciembre de 2013 · 00:00

El toro es fundamental para la creación artística de un torero. Una materia prima, tal como un lienzo en blanco para el pintor, o un trozo de mármol recién extraído de la cantera para un escultor.

Este animal, que busca en la embestida arrebatar la vida de cuantos se ponen en su camino, tiene un comportamiento propio que es imprescindible saber para valorar en consecuencia la categoría y calidad de la actuación de sus lidiadores.

Es necesario conocer al toro, para comprender el valor del toreo.

Continuamos esta serie de artículos con la intención de ilustrar, de manera esquemática y ligera, al neófito en esta materia y enriquecer la cultura del espectador a través del comportamiento del toro en la plaza.

El comportamiento del toro durante la lidia. El capote.

Una vez el toro ya ha mostrado sus primeras reacciones recién salido de chiqueros, es tiempo de torear con el capote.

Esta tela rosa, con el envés amarillo —aunque algunas veces azul o incluso verde— se presenta para fijar la atención del toro y ver su condición para el futuro de su lidia.

Según la prestancia del toro, y del torero, la sucesión de suertes podrán tener más o menos calidad artística, pasando de ser un trámite previo al tercio de varas, a un primer acto del más altísimo nivel estético.