PAMPLONA

De Justo cala en San Fermín

Tarde de percances protagonizados por un Castaño herido ante el cuarto y un Caballero volteado por el sexto; firmeza y temple de De Justo, al que la espada le impide la Puerta del Encierro
domingo, 08 de julio de 2018 · 00:00

Pamplona 8-7-2018 from Cultoro TV on Vimeo.

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: EMILIO MÉNDEZ

Javier Castaño, Emilio de Justo y Gonzalo Caballero trenzaban el paseíllo esta tarde de domingo en la cuarta de la Feria del Toro de Pamplona. En el cartel, se lidiaban los toros de José Escolar ante un lleno en el tendido.

Extraños de salida le pegó el primero de la corrida a Javier Castaño, que tuvo que tomar el olivo con presteza. Brillaron las cuadrillas en banderillas y De Justo destacó en el quite por verónicas a pies juntos. Buena fue, tras el brindis, la primera serie por la derecha ante un animal que le respondió por ese lado. Aprovechó el salmantino ese lado potable de un astado hasta que se le rompió la pezuña en el final de la faena. Imagen desagradable y mala espada del maño. Silencio.

Las peñas ya cantaron en el segundo de la tarde, un animal mejor hecho y menos basto que su hermano anterior. Corto se quedó en el Capote de Emilio de Justo mientras sonaban cánticos como el Rey o la chica Yeyé. Al público fue el brindis del extremeño, que comenzó labor domeñando el tranco del cárdeno. Y le sopló dos tandas con mucho gusto, una por cada lado, el extremeño que conectó arriba ante el jolgorio del sol. Buena imagen de De Justo con un toreo distinto ante un astado con posibilidades de Escolar, sobre todo por un lado derecho de bandera. Final por muletazos a pies juntos del matador y estoconazo de ley. Oreja con fuerza. 

Sentido llevaba por nombre un tercero número 29, primero del lote de Gonzalo Caballero. Firmó tres verónicas de mucho gusto en el quite el torero a un animal al que le faltaba la fuerza. Tras un complicado tercio de banderillas, al público fue el brindis de Gonzalo Caballero. Los enganchones deslucieron sus dos primeras tandas y no logró el madrileño conectar con el tendido. Además se tornó en complicada la condición de un cárdeno al que Caballero pasaportó sin llegar arriba por ambos lados. Mató de media que escupió, y estocada posterior. Silencio. 

Medidor total era el segundo del lote de Castaño, un toro al que tuvo que imponerse a base de tesón muleta en mano. Pegando tornillazos y engañando a la salida de cada muletazo fue el cárdeno, al que Castaño sonó en el arranque muleteril para hacer lo más lúcido de su labor por la mano derecha. Correcto en su labor el charro, fue espeluznante la cogida sufrida por el torero a la hora de entrar a matar. Muy fea. Fue rápidamente trasladado a la enfermería y Emilio de Justo fue quien acabó con el toro. 

También propuso bien a la verónica Emilio de Justo ante el quinto de la tarde, un toro de nombre Confitero, número 65, segundo del lote del extremeño. Toro inquieto en banderillas y echando la cara arriba. A Fundi fue el brindis para dejar un dominador inicio de faena. Gazapón y con malas artes era el de Escolar, con el que De Justo tuvo que tragar para perderle pasos con torería. A sones de El tío Caniyitas fue construyendo una labor en la que la técnica fue clave para hacer el toreo serio y tragar quina al natural. Aguantó tornillazos, miradas y andares diabólicos del Toro y conectó por la izquierda con el tendido. Y le sopló una por la derecha de mucho gusto para epilogar labor con unos pinchazos que ensuciaron su faena. Silencio tras aviso. 

Cortijero I era el sexto, un animal que ya le hizo extraños a Gonzalo Caballero de salida y no pudo lucirse el madrileño. Espeluznante fue la cogida sufrida por el torero en el ecuador de faena, haciéndose fuerte tras la cogida y templando su proposición y arrimandose como si no hubiera mañana para ver volar los pitones por sus mismas cejas afortunadamente sin consecuencias. Máxima entrega y estoconazo al cárdeno. Silencio. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Pamplona. Cuarta de la Feria del Toro. Corrida de toros. Lleno.

Toros de José Escolar, bien presentados. Noble un primero que se lastimó la mano izquierda; De gran pitón derecho un segundo aplaudido en el arrastre; complicado y sin fuerza un tercero que siempre tendió a tablas; de corta embestida y cara alta el quinto; peligroso el sexto.

Javier Castaño: silencio y herido.

Emilio de Justo, oreja y silencio tras aviso.

Gonzalo Caballero, silencio y silencio.

10