HUELVA

Juanito, primer triunfador de Colombinas

Silvera cortó una oreja tras una bella faena y perdió otra por la espada. Cadaval con peor lote estuvo entregado toda la tarde. Buena novillada de Villamarta en su conjunto.
Por 
jueves, 02 de agosto de 2018 · 18:46

TEXTO: EMILIO TRIGO

VÍDEO: PABLO LÓPEZ RIOBOÓ / FOTOS: ARJONA- PLAZA DE HUELVA

Arrancaba este jueves la Feria de Colombinas de Huelva, con un cartel conformado por Emilio Silvera, Juanito y Alfonso Cadaval. Se lidiaban astados de Villamarta. 

Abríó plaza un novillo muy bien hecho, muy en la línea de Villamarta y con un trote bastante prometedor. El utrero que remató en todos los burladeros donde fue llamado metiendo muy bien la cara por ambos pitones en un recibo muy garboso y torero del onubense Emilio Silvera. El novillero, dibujó varias verónicas con cadencia y compás  rematando con una estética media en el centro de anillo. Gustó el recibimiento de Silvera. Mientras el astado se movía algo distraído pero siempre con obediencia y buen trote. Una vara justita en el que hacía la puerta y a otra cosa. Brindis público. Emilio se puso a torear sin probaturas en los medios con la diestra y toreó muy bonito. El joven onubense –con gran empaque- lucio una muñeca muy templada, toreo vertical y ligazón en varias series de gran calado en el público y de mucho nivel en su construcción. Silvera, a zurdas, interpretó el natural largo, templado y exigente ante un buen novillo que sacó clase y fondo. El de Villamarta respondió con bravura y todo lo quería por abajo, puesto que por arriba protestaba en los de pecho. El abreplaza fue de esos novillos que de ser lidiado en otro lugar al inicial hubiera recibido la vuelta al ruedo. En conjunto, bella y elegante faena de Emilio Silvera que de no pinchar antes de casi entera hubiera cortado el doble trofeo.  Precioso el cuarto, recogió de pitones, estrecho de sienes, bajo y morfológicamente en prototipo de la casa ganadera. Astado que lució buen tranco en el primer tercio pero que no dejó componer con el percal a Silvera. Empujó el de Villamarta por el pitón derecho en cada embroque con el capote. Una vara para cumplimentar el trámite. El cuarto llegó al último tercio con reticencias, algo mirón y al que había que llevarlo muy tapado para tirar de él. Este utrero tuvo una embestida de mayor -de toro- con teclas, al que Silvera le hizo las cosas muy bien. Siempre expuso y aguantó ese segundo de dudas del novillo que hacia interminable el interrogante del viaje. Esa chispa de emoción, aderezada con el buen concepto del onubense, hizo que la obra fuera de mérito. Emilio subió de tono su labor en las postrimerías con una serie en el toreo fundamental de gran calado y un circular completo por la espalda ligando con uno enorme de pecho. Su exquisitez era merecedora de premio pero el fallo a espadas, le quitó la oreja que le hubiese abierto la Puerta Grande por segundo año consecutivo. Vuelta al ruedo.

Corretón salió el segundo de la tarde llamado ‘Acusón’. Astado que tras las embestidas iniciales perdió mucho fuelle y llegó al recibió capotero muy tocado de poder. Juanito lo lanceó con suavidad en los medios pero el saludo dijo poco al respetable. A pesar de que se le mimó en el peto salió perdiendo las manos del jaco, por lo que el portugués consideró no atosigarlo en la lidia.  Juanito que brindó a un paisano, trató de acariciar cada muletazo pero de empeñó en apretarle por abajo en cada trazo, con lo que acortaba el viaje y hacia tambalear a su entregado antagonista. Cierto que la faena fue muy sincera y pisó terrenos de mucha exposición pero a estas alturas de su carrera el portugués necesita de un astado de mayor transmisión. Juanito se llevó una tremenda voltereta sin mayores consecuencias en su afán de entrega. Labor enrazada ante un entregado y humillador novillo de justo poder. Oreja. El quinto estaba apretado, serio astado para cerrar el  lote del portugués. Al segundo de su par, lo recibió con un amplio surtido capotero y tremenda firmeza. Capacidad y variedad en un saludo de mucho oficio. Misma quietud en el quite y nuevamente variedad con el trapo rosa. Juanito brindó al respetable en los medios y allí comenzó con tres cambiados por la espalda de titánica exposición y un par de esos...el lusitano muy decido y sobrado de oficio, exigió en demasía a su antagonista haciendo perder las manos y restándole poder en su viaje. Todo eso lo suplió Juanito con un valor sin alharacas y una sensacional capacidad que llama a voces un salto al escalafón mayor. Faena de reaños en los medios por ambos pitones y con un arrimón de órdago. Espadazo en la llema y dos orejas legítimas.

De menos presencia el tercero de la tarde ‘Riojanillo’ novillo al que le costó un mundo coger el capote por ser remiso a cometer. Con este material Alfonso Cadaval lo lanceó con corrección pero sin poder componer un saludo vistoso. De poca fijeza y cantando mansedumbre se comportó el utrero que deslució el tercio de banderillas. El sevillano salió muy enchufado desde el inicio y tras pasarlo por arriba, se tiró de rodillas, y le enjaretó una tanda a diestras más transmisora que limpia. Actitud innegable del trianero que ofreció entrega y sinceridad. A partir de ahí, se encontró con un astado que soltaba la cara a todo lo que tenía por delante y además lució un calamocheo  muy molesto. Comportamiento arisco, mansote y en definitiva muy deslucido. Cadaval tiró de bragueta y oficio para imponer su criterio. Hubo algún muletazo aislado de buen corte pero su oponente no le regaló ni una posibilidad. Pinchazo y más de media. Ovación tras aviso.  El sexto trajo en jaque a todos en la lidia con un desorden tremendo tras derribar al piquero. El utrero que marcaba mansedumbre correteaba el ruedo sin rumbo definido. Lo de varas -por cierto, 'Fon' apostó por dejarlo sin picar- fue de mentira visto lo visto. Cadaval brindó a Huelva. El sevillano lo sacó más allá de la raya del tercio y le presentó la muleta muy adelante. Cadaval se acopló rápido al empuje del cierraplaza cogiéndole el aire por el pitón derecho.  Por ese lado, hubo ligazón y compostura en sus formas haciendo del toreo fundamental sus mejores pasajes dentro de una faena interesante. Por el izquierdo, el natural con más tiempos entre sí y con la querencia del novillo, surgió de trazo largo y con limpieza. Labor merecedora de premio pero el atasco con los aceros le quitaron tal honor. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Merced, Huelva. Primera de la feria de Colombinas. Novillada con picadores.

Entrada: Más de media plaza. 

Novillos de Villamarta. Bien presentados y de buen juego en general. Ovación para el enclasado abreplaza en el arrastre. Humillador y entregado pero de justo poder el segundo. Comportamiento arisco, mansote y en definitiva muy deslucido el del tercero. Novillo con teclas el cuarto. Manejable a menos el quinto. Mansote aunque manejable el sexto. 

Emilio Silvera; Oreja y Vuelta al ruedo. 

Juanito; Oreja y Dos orejas 

Alfonso Cadaval; Ovación tras aviso y Silencio. 

11
1