LINARES (JAÉN)

Toreo caro en homenaje a Manolete

Curro Díaz, José María Manzanares y Roca Rey, dejaron en la arena su gran concepto con una corrida de Cuvillo remendada con un toro El Cotillo, que sustituyeron a la titular de Jandilla.
Por 
martes, 28 de agosto de 2018 · 12:31

TEXTO y VÍDEO: EMILIO TRIGO FOTOS: REYMA / VERÓNICA RUIZ

La tradicional corrida de toros de la Feria de San Agustín de Linares se celebraba este martes, 28 de agosto, en la que se conmemoraba el 71 aniversario de la muerte de Manolete. Curro Díaz, José María Manzanares y Roca Rey en el cartel con cinco toros de Cuvillo y uno de El Cotillo. Ambos hierros sustituyeron al anunciado inicialmente de Jandilla.

Curro Díaz le regaló a sus paisanos una tarde llena de torería, a su primero le robó muletazos de gran sabor, tirando de un valor seco para aguantar las inciertas embestidas del animal. En su segundo abrió la paleta de su toreo para dibujar una faena de sello propio por ambos pitones. Manzaneares solo pudo brillar –y de qué manera- en el quinto. Faena de empaque y despaciosidad la suya. Una labor con un regusto especial que encandiló a Linares. Por su parte, el peruano Roca Rey se llevó los garbanzos negros de la corrida. Un primero muy a menos y un díscolo sobrero –orientado- que no le dejaron mostrar todo lo que llevaba dentro.

El primero de Cuvillo  fue un toro cambiante que embistió bien en el capote de Curro y con mucha falta de clase en la muleta. Cantó lo que iba a sacar  de dentro en el segundo par de banderillas, al tirar un feo derrote arriba justo en el embroque con los palos. Hasta ahí, en la lidia se movió bien y con bondad, lo que aprovechó el linarense para construir un precioso saludo por verónicas. El capote voló con aires aflamencados y mucha suavidad. En el último tercio, se tragó dos tantas por abajo y empezó a protestar al sentirse obligado. Curro con su personalidad y prestancia, lo muleteó con empaque y seguridad, a pesar de sus constantes derrotes. Embistió sin ganas, dormido, andando pero no entregado -Curro ni se inmutó, ubicado en el sitio donde los toros te meten para dentro-  aguantado esas dudas en su inercia. Faltó continuidad en su quehacer por el nulo ritmo del abreplaza, pero si hubo mucha clase en cada muletazo por ambos pitones. Estocada algo desprendida y oreja. El cuarto sembró dudas en los primeros tercios puesto que su embestida fue irregular. Empujó con un pitón en el peto en un puyazo. Todas esas dudas se disiparon en el último tercio donde rompió a embestir con transmisión y repetición. Ante tan encastado ejemplar, Curro Díaz, se hartó de torear con su particular sello de artista. Cuajó un toreo ligado, como una noria, donde él ritmo y temple fueron como una soleá de ‘José Mercé’. Cante grande del linarense en un auténtico faenón, donde el natural y los cambios de manos, fueron tan lentos como un atardecer en los olivares de Jaén. Sensacional Curro componiendo con verticalidad y excelsa clase, sus muletazos llenaron la obra como pinturas de un museo. Las trincherillas y adornos finales de enorme prestancia y belleza. Espadazo en la yema y dos orejas.

28.08.2018 CURRO DÍAZ. CULTORO from Cultoro TV on Vimeo.

El segundo de Cuvillo amagó con rajarse a la salida de una verónica de tanteo, puesto que, Josemari no pudo ahormar un saludo vistoso por una embestida deslucida en el primer tercio. El del Grullo se cuidó en varas. Manzanares tras el oportuno permiso lo sacó para afuera de las dos rayas, para comenzar su personal labor que fue ascendiendo enteros hasta el ecuador de la misma. Al llegar a ese pasaje, el Cuvillo, culminó lo que apunto y se rajó a tablas. Antes, la elegancia del alicantino en series muy ligadas y cosidas con un enorme cambio de manos que duró media hora. Con ese ‘semicircular’ la faena rompió al alza, pero poco después bajó su intensidad por rajarse el segundo. Pinchazo recibiendo y estocada de la misma forma. Ovación con saludos. El quinto -último de Cuvillo- embistió con poco celo al capote de Josemari que salió de cada verónica con la cara desentendida y yéndose cruzado. Manzanares hizo que repitiera sin dejarlo que se fuera e imprimió ritmo en un elegante saludo. Hubo mucho sabor con el percal. Y en la faena Manzanares recordó la bulería de ‘El Turronero’ –“qué despacito torea José María Manzanares”- y es que, la faena al enclasado y repetidor quinto, estuvo llena de clase, muchísima naturalidad y temple. Sacó mucho fondo el pupilo de D. Joaquín. Ese temple que hace detener al tiempo con un trazo en el muletazo que parece que no acaba nunca por profundidad y despaciosidad. El de Alicante también mostró raza y personal elegancia, ante la transmisora embestida de su antagonista, al que apretó por abajo con todas las de la ley. Exigió, mandó y toreó como en las grandes tardes. En homenaje al maestro cordobés realizó unas manoletinas muy ajustadas. Espadazo hasta la gamuza y dos orejas.

28.08.2018 J.M.MANZANARES. CULTORO from Cultoro TV on Vimeo.

El tercero fue terciado de hechuras. Un toro al que Roca Rey lo recibió con variedad capotera entre verónicas y chicuelinas ajustadas. No se picó, tan sólo se señaló y la gente aplaudió el gesto. El peruano lo brindó en los medios, pero antes le endosó un quite tan personal como seductor. Tafalleras y chiquelinas muy apretadas. Andrés, ya con la muleta, le aprovechó el viaje sin obligarlo -a su aire- dejando que fuera de allí, para acá, pero sin exigirle para tener una mayor duración de su oponente. Roca ante un oponente justo de casta y raza, -pegaba arrancas violentas- lo acarició poniendo él todo lo que le faltaba a su antagonista. El hispano/peruano lo muleteó con verticalidad y variedad, hasta que se aburrió el Cuvillo y empezó a protestar abrigándose en tablas. Oreja tras estocada. Inició su labor por impávidos estatuarios en el tercio tras brindar al respetable. Salió en sexto lugar un toro de El Cotillo que fue devuelto a los corrales  por inválido. El sexto bis, un sobrero del mismo hierro que el anterior. Un toro que hizo cosas de corraleao,  esperando, reservón y a la retranca con feas y díscolas intenciones. Roca Rey, se puso con sinceridad delante de semejante marrajo y nada pudo hacer. Se jugó el tipo en sus intentos de muletear pero tuvo que desistir del objetivo. Fue ovacionado por un público que siempre le arropó.

28.08.2018 ROCA REY. CULTORO from Cultoro TV on Vimeo.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Linares, Jaén. Corrida de toros.

Entrada: Casi lleno.

Toros de Núñez del Cuvillo y un sobrero de El Cotillo (6º bis, sustituto de un remiendo del mismo hierro devuelto a los corrales). Todos de variado juego. Destacaron los corridos en cuarto y quinto lugar, encastados y enclasados respectivamente.

Curro Díaz, (Grana y oro): Oreja y Dos orejas. 

José María Manzanares, (Azul Rey y oro): Ovación tras aviso y Dos orejas. 

Roca Rey, (Verde Macarena y oro): Oreja y Ovación

Cuadrillas. Saludó en banderillas del sexto Juan José Domínguez y destacó en la impecable lidia del quinto Rafael Rosa.

30
5