EL TENDIDO DE LOS SASTRES

Un marciano en Las Ventas

Sí, así me sentí cuando después de la estocada, arriba y letal, de Curro Díaz al cuarto, la ovación fue para el toro y el silencio para el torero.
martes, 22 de mayo de 2018 · 20:53

FRANCISCO MARCH

Así, como un extraterrestre recién llegado al planeta de los toros y su epicentro Las Ventas. Sí, así me sentí cuando después de la estocada, arriba y letal, de Curro Díaz al cuarto, la ovación fue para el toro y el silencio para el torero, que, además , escuchó sonoros reproches durante la faena, voces inoportunas ,una de ellas en el momento justo de perfilarse para entrar a matar.

El toro, en los dos primeros tercios, embistió cruzado por el pitón izquierdo, tanto a los capotes como en banderillas y tomó dos puyazos más uno de propina cuando se arrancó al caballo al relance y a lo bruto.

Y de esa misma forma tomó la muleta, a lo bruto, pero con engañosa prontitud.

Curro tragó paquete intentando correr la mano por los dos pitones , mientras algunos , desde arriba, le decían cosas como ¡colócate! y otras lindezas de aficionado de esos a los que-menudos son- no se les " engaña".

Pero resultó que Curro , inteligente y toreramente, optó por dejar la muleta siempre en el hocico y casi como en una noria, consiguió tres tandas meritísimas , en redondo e incluso al natural, lo que al extraterrestre que esto firma le pareció un milagro.

Pero ya el acabóse vino cuando con una estocada perfecta se ovacionó al toro como si hubiera sido un manantial de casta y nobleza y a Curro lo ignoraron con un silencio disciplente, que al extraterrestre le pareció ignorante o, cuanto menos , injusto. 

Líbreme Dios de poner en duda la sapiencia y buen criterio de la afición venteña, tantas tardes demostrado, pero, ya digo, en mi condición de marciano (por un día, espero) regreso a mi planeta con la sensación de haber estado en otra corrida y me emplazo a regresar a Las Ventas cuanto antes, mañana mismo, y alejar de mi tanta desazón.

22
2

Comentarios