SAN FERMÍN

Dos toros siembran el peligro en el rápido quinto encierro

Los astados de Cuvillo sueltan derrotes y atropellan a varios corredores; El último toro se ha vuelto en la plaza y ha terminado el quinto encierro en 2 minutos y 50 segundos
miércoles, 11 de julio de 2018 · 07:16

TEXTO Y FOTOS: RTVE.ES

El quinto encierro de los Sanfermines 2018 ha sido peligroso con los toros de la ganadería gaditana de Núñez del Cuvillo tirando derrotes por las calles de Pamplona.

La manada ha recorrido unida la cuesta de Santo Domingo y luego se ha estirado con algunos pisotones en la curva de Mercaderes. Un primer toro ha corrido adelantado por la calle Estafeta y tras tropezarse se ha vuelto a unir con sus hermanos. Se han producido caídas de corredores en Telefónica y varios pisotones antes de entrar en la plaza. Prácticamente en el callejón un toro ha rodado por el suelo y ha tardado en levantarse.

El encierro se ha completado en 2 minutos y 50 segundos porque el último astado se ha vuelto en el ruedo en varias ocasiones.

Los toros de Joaquín Núñez del Cuvillo están entre los preferidos de las primeras figuras del toreo por su bravura y nobleza, pero en los encierros se presentan inquietantes. Por la tarde, en la plaza de Pamplona los lidiarán los matadores Antonio Ferrera, Andrés Roca Rey y Ginés Marín.

Se trata de una de las ganaderías con camadas más largas y por tanto con una amplia gama de toros donde elegir los astados que corren por las calles de la capital navarra. Estamos ante un encaste propio en el que concurren distintas sangres que le dan una personalidad singular. Los toros que participan este miércoles oscilan entre los 510 kilos de Andarín y los 575 de Cordobés.

Antes de comenzar, ha inspeccionado el recorrido del encierro Rastrojo, el pastor que se retiró el año pasado tras 45 años de ejercicioJosé Miguel Araiz se ha tomado un café con sus excompañeros ahora vestido de blanco y con el pañuelo rojo, sin el polo verde que identifica a los pastores.

Los toros de Vejer de la Frontera han participado antes en ocho encierros de San Fermín, en los que ha dejado diez heridos por asta. El año pasado el encierro duró dos minutos y 40 segundos, pero los astados se entretuvieron medio minuto en el ruedo antes de entrar en los chiqueros. Los bravos se dieron relevos para mantener el ritmo durante el recorrido y dejaron dos heridos por cornada.

6
2

Comentarios