POLÍTICA

Pablo Iglesias saca a relucir el animalismo radical en el debate

Pablo Iglesias sacó a relucir en el debate de este lunes en la Academia de la Televisión el animalismo radical, base del programa electoral de Unidas Podemos.
martes, 5 de noviembre de 2019 · 11:13

Pablo Iglesias sacó a relucir en el debate de este lunes en la Academia de la Televisión el animalismo radical, base del programa electoral de Unidas Podemos. Iglesias destacó su defensa de aprobación de una ley de bienestar animal, de modificar el Código Penal para penalizar el maltrato a los animales salvajes y de bajar el IVA de los productos veterinarios. 

Estos son algunos puntos de su programa en el que no solamente se hace una oda al animalismo, sino que además pretende el fin de las corridas de toros: 

Proteger los derechos de los animales. Para ello se aprobará una Ley de Bienestar Animal en la que se introducirá una rebaja del IVA de los servicios veterinarios del 21 % actual al 10 % y de los productos de alimentación animal del 10 % actual al 4 %, un incremento en la protección a través de la creación de unidades especializadas en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, la tipificación del delito de maltrato de animales salvajes y una elevación de penas al abandono de animales. Al mismo tiempo, se implementarán mejoras en el control de los animales domésticos y la posibilidad de incluirlos sin problemas en medios de transporte, centros públicos, albergues e instituciones de protección. Se mejorará el control de la 19 PODEMOS. producción de animales de consumo, con la instalación de cámaras, con inspecciones y con la exigencia del aturdimiento previo al sacrificio, y se pasará a métodos éticos para el control poblacional de animales silvestres. En esta dirección de garantizar el bienestar animal, se eliminarán las ayudas y subvenciones relacionadas con la tauromaquia y se prohibirán espectáculos que impliquen maltrato animal.

Reconocer en el Código Civil a los animales como seres que sienten. Tal y como ya se ha establecido en otros países europeos, los animales nunca más serán considerados como unos bienes cualesquiera. Esto ofrecerá mayores garantías tanto a los animales como a aquellas personas con quienes conviven cuando se encuentren en procesos de embargo, en los que los animales no podrán ser un bien más contenido en la propiedad; en situaciones de crisis familiar, en las que tendrán que tener una consideración como parte de la familia que son; y en situación de protección, en las que no se podrá obligar a las personas a separarse de sus animales, entre otras implicaciones jurídicas y morales.

Comentarios