ENTREVISTA

Joaquín Galdós: "Lo de Sevilla me ha dado seguridad para intentar el asalto a Madrid"

El torero peruano lleva todo el año recluido en el campo, analizando su toreo y los públicos a los que se dirige para que cale más su forma de expresar
Por 
jueves, 16 de mayo de 2019 · 14:27

MARCO A. HIERRO

Otro de los toreros que llega a Madrid con la corriente a favor es Joaquín Galdós, que concluyó la pasada campaña hecho un huracán y ha vuelto este año en las mismas condiciones, haciendo que vibrase Sevilla a nada que le han dado la oportunidad de hacerlo. En Madrid ha llamado a las puertas el peruano, pero no ha llegado aún la faena rotunda que lo consagre. Esa puede estar guardada para hoy.

Y eso que ha sufrido el parón del invierno y desde que se iniciase el año sólo ha trenzado dos paseíllos, el que realizó en Guadalajara (México) el pasado mes de febrero, y el mencionado de Sevilla, donde sólo la espada le privó de obtener un triunfo grande. Pero también provocó que ahora el aficionado esté esperando el toreo poderoso pero de regusto de Joaquín, que suele dejar huella.

Eres un torero con mejores finales de temporada que inicios. Siempre brillas cuando la temporada media.

Este año he tenido la suerte de que han contado conmigo en Sevilla, después de mi triunfo de novillero allí. Siempre me tocaba la primera o la segunda corrida del año en Madrid, para la que me he preparado a punto. En Sevilla he salido reforzado, creo que he dado una buena imagen a pesar de la espada.

Cuando el nombre de Joaquín Galdós tiene que pasar por la cabeza del aficionado nos olvidamos de lo que ha pasado con la espada, y nos acordamos del capote y la muleta. Eso sí lo tienes.

Muchas veces cuando estamos tan acostumbrados a los números que cuando las cosas no se cogen con las dos manos, ya se desvirtúa todo mucho más. No somos conscientes de lo que hay detrás de un tío que empieza en Sevilla y pone a todo el mundo de acuerdo. Me han escrito figuras del toreo dándome la enhorabuena por lo que sucedió, pero de cara al gran público, cuando no se rematan las cosas, es la excusa perfecta para restarle mérito a lo que ha pasado. Eso te enseña que cuando las cosas las tienes en la mano hay que cogerlas. La estocada tendría que haber sido al primer intento… y en Madrid espero no fallar.

No te caracterizas por ser muy fallón con la espada, al contrario.

Sí, los toros que cuajo los suelo matar. Me suelo tirar con el corazón y los suelo matar. Al ser la primera corrida de toros del año, me pudo más el impulso y, por lo que he visto, no le marco al animal los tiempos que debí y pinché delantero. Fue una pena.

Eso no va a pasar en Madrid.

Por supuesto que no. No sabes lo que me ha dolido. A veces de estas cosas es de lo que más se aprende. Te quedas con la miel en los labios. Trato de llevar todo al terreno positivo y crecer.

¿Has introducido cambios en tu preparación respecto a otros años?

Soy de cambiar mucho. Trato siempre de buscar, de indagar, de cambiar de lugares… he vivido en Málaga, en Sevilla, en Madrid, y ahora estoy en Candeleda, en la finca del maestro César Jiménez. Aquí, cuando me apetecía, echaba una vaca y estaba totalmente solo. Me intentaba buscar como artista, que no sea siempre tentar en una ganadería que te cortas de hacer otras cosas. Ese ha sido mi cambio, estar apartado con gente de mi confianza, tratando de buscar una tauromaquia más personal. Me he quitado presiones y estoy tratando de salir a la plaza a ser yo mismo. A mucha gente le gustará y a otra no, pero eso es lo bueno.

En Madrid sois dos compañeros que están en tu lucha, de coger ese trampolín que los haga soportar el peso de la tauromaquia, ¿te planteas un relevo generacional?

Sí, por supuesto, ese es el objetivo. Creo que todos los jóvenes en mi situación tienen que meterse en ese grupo no de ir a algunas ferias, sino de tomar responsabilidad y tirar de ellas. Es muy necesario. Madrid, para eso, es fundamental, y por eso la terna de este jueves es ilusionante. A mí me motiva como torero. Además, es una ganadería tanto del interés de Madrid como de los toreros.

Comentarios