EDITORIAL

Más listos que el hambre

Cuando el hambre azuza, lo mejor es no hablar de chuletones. Cuando la pandemia crece, lo mejor es hablar de prohibir los toros.
jueves, 15 de octubre de 2020 · 18:54

Cuando el hambre azuza, lo mejor es no hablar de chuletones. Cuando la pandemia crece, lo mejor es hablar de prohibir los toros. Iglesias está de nuevo extendiendo la práctica perfecta del des-gobierno que siempre ha profesado: hablar de lo que quiere escuchar su gente para obviar lo que el pueblo está sufriendo. Hablar de toros para tapar el hambre. Hablar de prohibir para obviar la falta de libertad de un gobierno más encargado en controlar jueces que en arreglar un país que muere a chorros.

El marqués de Galapagar necesita las cortinas de humo, y el toro es el sector perfecto para usar y tirar, porque no tiene maquinaria, ni músculo sindical, ni industria, ni tan siquiera unidad para hacer frente a la avalancha de desinformación que reescribe su historia. Mientras el toreo busca reconstruirse a través de una gira en la que se siguen cometiendo muchos de los errores que nos han traído a esta situación, Iglesias se regodea en su poltrona, porque lo de empañar la realidad y encubrir sus fechorías lo está bordando.

Habría que preguntarle a sus votantes demócratas -que suponemos que alguno habrá- qué pìensan de la injerencia del rastrero Ejecutivo que nos gobierna en el Judicial que debe defender la justicia. Pero sobre todo habría que preguntar a los votantes del PSOE si reconocen su histórica formación en esta piltrafa manoseada y abyecta en que la ha convertido la avaricia y el narcisismo de Pedro Sánchez. ¡Ay, España! ¡Si los que lograron tu libertad vieran lo que estos mamarrachos han hecho con ella...!

Y en medio de la vorágine, ese gabinete de crisis en el que ni están todos los que son ni son todos los que están, en el que no le importa a casi nadie que haya desaparecido 6 Toros 6, que a Mundotoro le cierren las cuentas de Vimeo y de Youtube o que a Cultoro le bloqueen AdSense por ser contenido "violento" en medio de la situación más límite que han vivido los medios especializados desde que el siglo XXI se bautizó en la historia como el de la Comunicación. Sólo los de siempre comprenden la importancia de un periodismo especializado. Sólo los de siempre son capaces de pensar en general y no sólo en cuadrar números con medias entradas. Son los de siempre los que quieren construir un futuro, pero se sigue imponiendo la mamandurria. Y así le hacemos a Iglesias y sus compinches el mismo caldo gordo que algunos quieren que le hagamos los medios a la Gira de Reconstrucción. Como si estuviésemos obligados a colaborar, como hacemos siempre, pero no necesitásemos que nos reconstruyeran también.

Así se seguirán aprovechando los que son más listos que el hambre de los que creen que lo son. Porque los unos han logrado llegar hasta el Gobierno e ir desmontando poco a poco el Estado que conocíamos ante la pasividad de los otros, que les dejaron ganar el terreno por ir a lo suyo y no construir el futuro de todos. Por eso ahora, que pintan bastos y se fraguan las espadas, la falta de oros nos condenará a las copas. Y entre alcoholes recordaremos lo bonito que era el toro. Cuando el último -que ya ha nacido- se vea en la obligación de apagar la luz...

Comentarios