JAÉN

Un poema de naturalidad

El sentido de la medida, el temple que trazó, el toreo con plena lentitud, el garbo capote en mano… todas las virtudes resumidas en un trasteo para el recuerdo de la afición jiennense.
sábado, 17 de octubre de 2020 · 20:18

Jaén, donde Antoñete dibujó la faena del 99 que jamás se le olvidará a la afición, volvió a tener en Juan Ortega su reedición en un torero de arte: la obra al sexto fue, realmente, sublime. El sentido de la medida, el temple que trazó, el toreo con plena lentitud, el garbo capote en mano… todas las virtudes resumidas en un trasteo para el recuerdo de la afición jiennense.

Antes de esa faena, Ortega ya había podido dejar un auténtico recital de toreo con la capa para recibir a un animal al que saludó con el mentón hundido en el pecho, el gran compás de sus brazos dibujando el viaje del capote y una media para realmente enmarcar. Posteriormente, tras el encuentro con el caballo, las chicuelinas barrocas y de mano baja del torero sevillano fueron realmente un poema al toreo de capote. La plaza en pie. Entonces llegó el deleite muleta en mano, la dulzura, la bohemia de un torero de vocación tardía que ha llegado a tiempo a hacer feliz al aficionado en el año más duro para la Fiesta.

Galería de fotos

Comentarios