EL TENDIDO DE LOS SASTRES

Encerrados con un solo juguete (a Juan Marsé)

En Barcelona, su pueblo y el mío, ha muerto Juan Marsé, a quien tanto leí.
domingo, 19 de julio de 2020 · 14:01

PACO MARCH

En Barcelona, su pueblo y el mío, ha muerto Juan Marsé, a quien tanto leí.

Su primera obra publicada, a principios de los 60, lleva el título que antecede esta líneas. Sirva como homenaje y tributo a quien hizo de la libertad bandera en su vida y en su obra, sin doblegarse jamás y, como tal, cuando la prohibición taurina catalana, clamó: “Por principio, yo no soy partidario de prohibir nada. No entiendo como se ha podido plantear esta iniciativa. Es de cajón. Hay que respetar a la gente que va a los toros. ¿Qué collons está pasando?

Nos encerraron- confinamiento lo llaman-  tres meses y (mal) camino llevamos para que no se repita.

Como todo, la temporada taurina se paró. Ocurre que mientras otros sectores del ocio y la cultura- bien que mal- hace ya unas semanas se han activado, el toreo, por motivos variopintos, no ha empezado a arrancar (salvo algún festejo sin caballos) hasta este fin de semana , en Ávila. Al tiempo se anuncian corridas en Huelva, El Puerto de Santa María, Osuna, Santisteban del Puerto, Plasencia, Mérida,  Chiva…Y poco más, de momento y si el virus no lo impide.

Negados -o casi- los pequeños placeres que hacen la vida más llevadera, el de poder ir a los toros parece que se resiste. No lo ponen fácil las autoridades, ni políticas ni sanitarias, cierto. Pero tampoco los pesos pesados de entre los taurinos están por la labor y les cuesta echar la pata lante.

La excusas son varias, las incertidumbres todas, pero el paso de los días aboca a llegar a octubre sin, al menos, haberlo intentado. Queda la esperanza de alguna feria de novilladas, aunque no va a ser fácil.

Y a los interrogantes se suman dos muy concretos: ¿Por qué no se han dado las novilladas nocturnas de La Maestranza?. ¿Por qué Las Ventas no ha activado sus festejos también nocturnos de julio y agosto y la Feria de Otoño lleva el mismo camino?. En el caso de Madrid, además, la inexplicada contradicción viene del constante postureo tanto de la Presidenta de la Comunidad como del Alcalde,  que no pierden ocasión de fotografiarse con toreros y capotes. Claro que, para que tanto Sevilla como Madrid se pusieran en marcha, habría que, dadas las circunstancias,  renegociar económicamente con maestrantes y Comunidad, pero es que nadie, de entre las distintas partes, han tenido el detalle de intentarlo, al menos que se sepa. Que esa es otra, los mantos de silencio.

Entre tanto, en  Francia, para agosto y septiembre y también condicionado por la evolución pandémica, ferias del fuste de Béziers, Dax, Arles o Nimes ya han anunciado o están a punto sus carteles, con reducción de aforo incluida.

El año taurino no va a pasar en blanco, pero casi. Lo peor es que apostarlo todo a una recuperación en 2021 parece más una quimera que una esperanza alcanzable. Porque la pandemia no tiene pintas de aminorar su mortífera marcha y la economía… ¡ay, la economía!.

Fiarlo a la vacuna es más un ejercicio de la voluntad que de realismo, a poco que uno siga los mensajes- contradictorios, cierto-  de los científicos. Y ante ese panorama ¿alguien puede pensar en Olivenza, Castellón, Fallas, Abril, San Isidro…¡incluso San Fermín! ?.

Eso sí, en los últimos días la tauromaquia está en las páginas de la prensa del colorín por cuestiones amorosas y en un programa de televisión a cuenta de peleas de gallos.

Estamos  salvados.

Comentarios