El Invierno más duro

Marcos: "La incertidumbre del qué pasaría en este inicio de temporada me ha hecho mucho daño interior"

El joven matador de toros afronta con nervios y responsabilidad a partes iguales la que será la primera corrida tras su alternativa, este domingo en Torija con reses de Marqués de Quintanar
sábado, 10 de abril de 2021 · 14:10

A Marcos Pérez el veneno del toreo le corre por sus venas desde que nació. Hijo del empresario Maximino Pérez y nieto del ganadero Domingo Hernández, se ha criado en un ambiente eminentemente taurino por el que ha querido seguir apostado hasta convertirse en matador de toros. El sueño lo cumplió el pasado mes de septiembre en el Coliseo de Nimes. Atrás quedó un camino complicado, con momentos buenos y otros más difíciles en los que asaltaban las dudas, pero nunca desistió y siempre persiguió el objetivo. El domingo matará su segunda corrida como matador de toros en Torija. En él, afloran a partes iguales los nervios y la responsabilidad de tener que saltar al ruedo sin haber toreado desde su alternativa. Nos lo cuenta en El Invierno Más Duro.

Marcos tuvo la fortuna de que sus planes no se vinieran abajo y pudo tomar la alternativa en el año de la pandemia. Lo hizo en Nimes en septiembre del año pasado con Daniel Luque como padrino y Juan Leal actuando como testigo, tras la baja de José María Manzanares. Pese a la preparación y a los animales toreados a puerta cerrada previos al gran día, el joven torero reconoce que “las cosas no salieron cómo esperaba y no pude disfrutarla como quería”.

El domingo tendrá una nueva oportunidad para demostrar su concepto en la plaza de Torija (Guadalajara), donde está anunciado con Raúl Rivera y Curro de la Casa con una corrida de Marqués del Quintanar. “Somos tres toreros jóvenes que todavía no estamos vistos. A mí no me ha dado tiempo a torear desde la alternativa, pero estoy muy ilusionado” explica.

"Estaba muy agobiado porque había mucha incertidumbre. Pensar en eso me hace mucho daño y ha habido momentos que lo he pasado mal" 

“Es mi primera corrida de toros desde Nimes, por lo tanto ahí está ese punto de incertidumbre sobre lo que pasará, pero intento prepararlo lo mejor posible. Hay que tirar hacia adelante” señala Marcos, que cuenta que se ha preparado física y psicológicamente para el domingo pese a que “este año no he tenido la oportunidad de matar muchos toros a puerta cerrada”.

La incertidumbre y el desánimo no han sido ajenos para Marcos, que reconoce que ha pasado por momentos complicados desde la alternativa. “La situación del toro a día de hoy es complicada. Estaba muy agobiado porque había mucha incertidumbre, no sabía si esto sería como antes, si vamos a ir en decaída. Pensar eso me hace mucho daño y por eso ha habido momentos que lo he pasado mal” cuenta. 

"La corrida del domingo me ha dado ese puntito de querer seguir en esto con la misma ilusión" 

Sin embargo, “cuando me hablaron de la corrida, me empecé a ilusionar pese a que estaba bajo de moral. Con un nuevo festejo, te vuelven a entrar las ganas otra vez de salir hacia adelante. Me ha dado ese puntito de querer seguir en esto y continuar con la misma ilusión que tenía desde hace tiempo”.

Sobre las perspectivas de la temporada, Marcos prefiere no lanzar las campanas al vuelo y reconoce que todo dependerá de la evolución de la situación sanitaria. “La temporada dependerá de la pandemia y también de lo que pase el domingo. Prácticamente ahora no está toreando nadie, por lo que es muy difícil que lleguen fechas y tener un proyecto de temporada” explica. Por eso, sólo piensa en el domingo: “Tengo dos toros que intentaré aprovechar lo mejor posible y no sé lo que va a pasar más allá”.

"A los toreros jóvenes sólo nos queda aprovechar las oportunidades y abrirnos camino"

El joven diestro reconoce el esfuerzo que están llevando a cabo los empresarios que han anunciado festejos para este año. “Están teniendo un mérito tremendo porque es un riesgo muy grande poder dar toros y ellos lo están haciendo. Si no se pueden dar por la situación es entendible, hay que tener en cuenta que esto es una pandemia y tenemos que ser realistas con lo que estamos viviendo” explica.

Para Marcos, el sector quizá debería aprovechar el momento actual para resolver problemas como “el ajuste de los costes de los novilladas”. Sobre si es la hora de abrir los carteles en las grandes ferias, Marcos no lo tiene tan claro. “El primero que quiere que se abran los carteles soy yo, pero ahora creo que los que tienen que torear son las figuras para que la gente se vuelva a ilusionar. A los toreros jóvenes sólo nos queda aprovechar las oportunidades y abrirnos camino” sentencia.

 

Comentarios