SEMBLANZA

Luto en el toro, en Semana Santa, por una ganadera y por un periodista

El Martes Santo fue la ganadera Elia Hernández Núñez, una mujer que vivió la cercanía del toro con tremendo amor y pasión; el Miércoles Santo, Enrique Estremad
martes, 6 de abril de 2021 · 16:20

Por Juan Miguel Núñez

A lo largo de esta Semana Santa hemos conmemorado los cristianos la muerte de Jesucristo con la esperanza sagrada de su resurrección la noche del Sábado Santo. Una celebración que se hace muy presente en nuestras vidas en los días de luto por los allegados, familiares y amigos que nos van dejando.

Doña Elia, señora y ganadera

El Martes Santo fue la ganadera Elia Hernández Núñez, una mujer que vivió la cercanía del toro con tremendo amor y pasión. Pues dedicó doña Elia a la crianza del bravo animal casi medio siglo de su vida, en su finca de Zagalviento de Abajo, en Portaje (Cáceres). Una ganadería perteneciente a la Asociación de Ganaderías de Lidia cuyas reses tienen procedencia Atanasio Fernández, y a la que luego se añadió un lote de Agustínez.

Descanse en paz Elia Hernández, una señora y ganadera en el más hermoso sentido de la palabra

Su divisa, blanca y grana, sigue ahora en manos de su hijo, Arturo Pérez, a quien con estas líneas (como a toda la familia) mandamos nuestras condolencias.

Estremad, más de setenta años de periodismo 

Y un querido compañero en las tareas de la información taurina, el navarro, o pamplonés, Enrique Estremad, nos dejó también esta Semana de Pasión, el Miércoles Santo.

Decano del periodismo taurino en su tierra. Tenía noventa y cinco años, y había cumplido más de setenta como informador en nuestro mundo del toro.

Enrique Estremad popularizó el seudónimo de Don Blas, y fue un portento.en la profesión periodística pues fue el primero que incorporó en radio las llamadas de los oyentes. Lo hizo en el mítico programa Iruñerías, de Radio Requeté de Navarra, que luego pasaría a ser Radio Pamplona Cadena Ser.

Trabajó fundamentalmente en la radio, pero también lo hizo en prensa escrita y en Televisión,  y desde luego no se limitó sólo a los toros. Fue la de Estremad una voz muy característica en la radio de su tierra, Navarra (hasta su jubilación, hace 9 años), pues fue en este medio lo que en la profesión solemos llamar "un todoterreno", ya que cumplió funciones de todo tipo, incluso interviniendo en "los cuarenta principales", aunque, con cierta guasa, se quejaba mucho del inglés que era inevitable en el mundo musical, y él chapurreaba con dificultad.  

Aficionado práctico en su juventud, Enrique llegó a torear mucho en el campo. Y algo importante para recordarle con sumo afecto y respeto,  tuvo sus últimas intervenciones televisivas en el centro emisor de TVE en Navarra, y las radiofónicas en Radio Nacional de España y en Radio Exterior de España..

Desde aquí, con una oración por su alma, un abrazo a su viuda., Angela Caravaca, compañera inseparable en sus viajes a lo largo de la temporada por las principales plazas.

Comentarios