EL TENDIDO DE LOS SASTRES

La flor de la canela

La que no despejó ni despegó la corrida, mortecina, inocua, en la que en muy pocos momentos parecieron congeniar toros y toreros.
martes, 29 de mayo de 2018 · 22:19

FRANCISCO MARCH

Día (otro más) de lluvia en Madrid pero, a cubierto el ruedo hasta una hora antes del inicio, la corrida se dio sin problemas, más aún cuando los nubarrones dieron paso al azul

La que no despejó ni despegó la corrida, mortecina, inocua, en la que en muy pocos momentos parecieron congeniar toros y toreros.

Entre dos aguas, los unos y los otros. Y fue una pena porque tanto Luque, como Galván y Lorenzo , cada uno en su circunstancia ( sin ir más lejos, a Lorenzo lo sacaron a saludar en recuerdo a su reciente salida a hombros) tenían en esta corrida (como cada vez que se hace el paseillo en Las Ventas) oportunidad de dar color a su temporada.

No llovió pero todo fue gris, o al menos así lo sentí, entristecida el alma desde que, con el desayuno, llegaba la noticia de la muerte de María Dolores Pradera, una voz de caricia, unas manos palomas, tantas canciones en el andar de la vida.

Desabrida la tarde( no faltó, eso sí, el fastidiosamente habitual grito de ¡viva España! que resuena como amenaza, casi ), melancólico el corazón... " airosa caminaba, la flor de la canela".

4
1

Comentarios