EL TORO DE LA MERIENDA

Tétrico también el silencio del sector

¿Y así morirá el toreo en Vitoria? Se le está dando una última oportunidad a un sector que, a pesar de que se trate de un clavo ardiendo, sería válido para cualquier otro campo industrial externo
Por 
jueves, 01 de diciembre de 2016 · 00:00

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO

Macabro silencio el que estos días está viviendo Vitoria. A esta hora, ningún empresario ha hecho aún público que presenta oferta ante el pliego de condiciones del Iradier Arena, que salió a la luz la pasada semana. A esta hora y en este día, a cuatro días laborables hasta que se calcine el plazo de presentación de ofertas el próximo miércoles 7 de diciembre. El silencio de empresarios, toreros, ganaderos, entidades defensoras de la tauromaquia –con la Fundación Toro de Lidia a la cabeza- e incluso la mayoría de medios es, sencillamente, macabro. Terrorífico. Casi tétrico.

Es de traca que si de por sí es costoso organizar festejos en una ciudad tocada taurinamente, ahora los gastos se incrementen 30.000 € más en concepto del mantenimiento y preparación del coso para el serial además de la banda de música para los festejos. Pero también es de traca el silencio del sector, que calla ante el ataque despiadado del Ayuntamiento vitoriano. Un sector que otorga el castigo y siente cómo le dan un puyazo hasta el hígado los políticos que, cual lobos con piel de cordero, no dicen abiertamente que están contra la Fiesta pero la matan por lo bajini.

¿Y así morirá el toreo en Vitoria? Se le está dando una última oportunidad a un sector que, a pesar de que se trate de un clavo ardiendo, sería válido para cualquier otro campo industrial externo. Lo explotaría. A pesar de tratarse de un espectáculo sin ayudas en la ciudad. A pesar de tener que costear la puesta en marcha. Con mil inconvenientes por bandera. Pero es la última oportunidad.

Si los políticos son malhechores, el desierto lo interpretarán como desinterés del sector por dar toros en una ciudad que no les es rentable; si son neutros, no olvidemos que seguirán adelante con la consulta antitaurina; si son honrados, sacarán un nuevo pliego con mejores condiciones. Nos arriesgamos una a tres, pero la pregunta es: ¿estamos realmente para apuestas con el destino?

9
2

Comentarios