LUNES DE RESACA

No nos acostumbremos

Debemos luchar porque ni un tipo de faena campera –que no espectáculo- prolifere ni otro tipo de festejo –el festival- caiga en la vergüenza de nuestra Fiesta
lunes, 04 de abril de 2016 · 13:56

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO

Vaya por delante el enorme respeto que siento por aquellos aficionados cabales que, dentro de sus posibilidades, intentan día a día fomentar una Fiesta que sienten en el alma. Ahora bien, la proliferación del tentadero benéfico puede ser un arma de doble filo de la que, en pocos años, nos podemos arrepentir. Me explico.

Este tipo de citas es el fruto de la imposibilidad de organizar eventos por parte aficionado de a pie ante el pasotismo del sistema, pero nuestra obligación es luchar porque paulatinamente se transformen en los festivales que siempre han sido gloria de la historia taurómaca. Y no olvidemos que se trata simple y llanamente de una actividad campera más, privada, que nos empeñamos en hacer pública para ahorrar costes y que, del mismo modo, nos empecinamos en transformar en un espectáculo que no es.

Es totalmente legítimo y respetable que proliferen los tentaderos benéficos, pero no olvidemos que lo que realmente señalan es a la integridad de la Fiesta en un modelo de festejo, el festival, que no podemos perder. Y es cierto que a veces puede ser contraproducente el festival tal y como se entiende por algunos subgrupos taurómacos, debido esencialmente a la degradación de éstos en áreas rurales, la participación de ciertos toreros de caché en festivales sin animales con entidad o la no participación de novilleros en carteles, a veces, de desastrosa organización.

Debemos luchar porque ni un tipo de faena campera –que no espectáculo- prolifere ni otro tipo de festejo –el festival- caiga en la vergüenza de nuestra Fiesta. Debemos buscar el punto medio, para, en el futuro, asegurar que la mediocridad no inunde nuestras plazas.

 

11
3

Comentarios