TINTA Y ORO

Con la moda por montera

domingo, 2 de febrero de 2014 · 00:00

Olvídense del topicazo. De los chicos con los chicos y las chicas con las chicas y las monteras para los toreros y los volantes que se ven y los ligueros que no se enseñan. Olvídense de la Sevilla más rancia y el inmovilismo patrio. Una vueltecita por Simof y, si resisten el chute de moqueta, encontrarán motivos para vestirse de flamencos sin complejo de muñeca-que-se-pone-sobre-el-televisor.

Ahora que las pantallas son planas hay que apostar por el 3D: diferencia, dinamismo, desobediencia. Como Marta Dianes, que con sus tocados Cosafina se pone el velo de rejilla por montera, o como Sonibel (Sonia&Isabelle), que desde Coria del Río reinventan las monteras con telas brocadas, bordados y pasamanerías para tocar de valor a la mujer flamenca.

Porque toreo+flamenco no tiene por qué sumar topicazo, como demuestran las chapas pop de Jaramagos, las ilustraciones de Elisa Gómez, las joyas de Marina Danko para la maestra Lina y, sobre todo, el debut de Sofía Rivera en Simof.

"Yo siento flamenco" es la demostración de que los sueños se cumplen, siempre y cuando los trabajes despierto. Es el caso de Sofía, que comenzó lidiando en gabinetes de prensa taurinos, se enamoró de un torero y decidió que sus bordados lucían más con oro que con tinta. Con oro, encajes, rasos, terciopelos, madroños, cachemiras, plumeti y, en esta ocasión, el toque vintage y romántico de Mibuh Hats&Headpieces para coronar un patronaje impecable y unas siluetas de ensueño.

Marta González

Para debutar en la plaza de la moda sevillana, Sofía Rivera escogió a una mujer torera a más no poder: Marta González, el más claro ejemplo de que la dulzura no está reñida con la casta. Pero González no ha sido el único apellido ilustre que ha desfilado en Simof: ojo a Rocío Peralta, que dibuja cabriolas en forma de volantes y hace quiebros de colores con una alegría a medio camino entre la samba brasileña y las sevillanas de La Puebla.

Cosafina
Cosafina

Y si son de las que se sienten disfrazadas con volantes a media pierna, echen un vistazo a la colección de lencería flamenca Inma Castrejón. No apta para timoratas.

Elisa Gómez
Elisa Gómez

Comentarios