SEVILLA

La tarde que siempre soñó Sevilla

Morante cuajó al cuarto de Cuvillo para cortarle las dos orejas, El Juli fue ovacionado y resultó corneado en el quinto y Roca Rey paseó una del tercero y un valor espartano mostró en el cierraplaza
Por 
viernes, 15 de abril de 2016 · 17:00

PABLO LÓPEZ RIOBOO

La cuarta y última tarde en Feria de Morante, la segunda de Julián López "El Juli” y la también segunda y última de Andrés Roca Rey hacían el paseíllo en este viernes de Feria en el coso del Baratillo. Sobre el papel, el segundo encierro de Álvaro Núñez del Cuvillo en el ciclo del Arenal.

Morante tuvo ante sí un toro manejable pero falto de clase. Se rompió de salida toreando al ralentí meciendo el lance capotero a la verónica, paró los relojes. Toro que tuvo mejor condición por el derecho pero informal en sus embestidas. Tenía mejor inicio que final a la hora de empujar en la muleta. Por el izquierdo tenía menos recorrido, tendía a aburrirse. Falló con la espada y fue silenciado.

Salió arreando El Juli desde que se abrió de capote. Emocionante tercio de quites entre Roca Rey y El Juli, que hizo vibrar a la Maestranza. Un toro que tuvo galope y clase en sus embestidas en los primeros tercios. Sometió Julián al toro desde el primer muletazo y el toro lo acusó. Faena de tremendo poderío, ante un toro que acusó su justeza de raza. El Juli venía hoy a Sevilla pisando fuerte y demostrando el sitio que ocupa en el toreo. Tras una estocada algo traserilla saludó desde el tercio tras leve petición

Faena importante y poderosa de roca rey condicionada por el viento ante un enclasadao de Cuvillo, un toro de humillación, temple y gran calidad. Lo meció con temple a la verónica, luego dejó un quite ajustado y toreto. Faena de gran temple ante un toro de grandes virtudes. A mitad de faena se levantó un temporal que desordenó parte de la faena, el toro lo acusó ya q la faena se tuvo que hacer muy pegado a tablas. El peruano viene para quedarse, faena que fue premiada con una oreja.

Y Morante soñó el toreo ante un animal de una clase enorme, un toro de acariciar, al que el de la Puebla toreó al ralentí, muletazos hasta el final, con el mentón en el pecho, una faena de caricia gusto y una enorme torería. Faena que hizo crujir a la Maestranza mientras Dudosito se dejaba el alma embistiendo tras la pañosa. Una primera serie para el recuerdo, molinete abelmontado, que obra de arte. Tras la estocada le cortó las dos orejas. Dudosito era arrastrado tras una gran ovación, no merecía otra cosa.

El Juli engrandeció su posición de figura del toreo en una faena de valor, pundonor y sapiencia ante un toro desrazado y nada fácil. Faena maciza, consiguió que el Cuvillo sacara dos o tres trancos más de embestidad. No se quería dejar ganar la pelea tras el faenón de Morante. Expuso una enormidad en una tanda y el toro se lo hizo pagar, cornada al madrileño que aun así siguió en la cara del toro. La espada le privó de cortar un orejón ganado a ley. Saludó desde el tercio en una ovación clamorosa de Sevilla.

Tuvo un tremendo mérito la faena de Roca Rey ante el exigente e informal un sexto. Un toro de Cuvillo con carbón pero desrazado y en ocasiones violento. Valor seco, temple y verdad de Roca Rey que acabó por someter al animal en los terrenos del 4. Cruzó la raya el peruano en una faena que pendió de un hilo. Se atascó en la suerte suprema y perdió una oreja que se había ganado a ley. Saludó desde el tercio. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Decimotercera de la Feria de Abril. Decimocuarta de abono. Corrida de toros.

Seis toros de Núñez del Cuvillo.

José Antonio "Morante de la Puebla”, silencio y dos orejas. 

Julián López "El Juli”, ovación y ovación.

Andrés Roca Rey, oreja y ovación.

13
1

Comentarios