SEVILLA

Sevilla vuelve a oler a Romero

Cartagena corta una oreja al segundo, en una tarde en la que Leonardo vuelve a presentar credenciales de figura y Manzanares refina su concepto ante una buena corrida de Cubero.
domingo, 3 de abril de 2016 · 00:00

PABLO LÓPEZ RIOBOO

Abría la el ciclo continuado de la Feria de Abril la corrida de rejones en la que seis caballeros hacían el paseíllo a las seis y media en punto: Rui Fernandes, Andy Cartagena, Leonardo Hernández, Roberto Armendáriz, Manuel Manzanares y Andrés Romero. En toriles esperaba un encierro de Benítez Cubero-Pallarés que a la postre dio un juego más que interesante.

Abría cartel el jinete portugués Rui Fernandes, el cual realizó una faena elegante pero falta de calado en los tendidos. Se fue a puerta de chiqueros con Canario, el de Cubero arreó de salida, siempre con un galope templado, tras el vibrante inicio en chiqueros, Rui dejaría un rejón arriba como tarjeta de presentación. A lomos de El Dorado realizó un pulcro tercio de banderillas, al que le faltó mayor ligazón. Se dejó llegar al toro en dos pares de importancia, sin duda lo mejor de su actuación. El de Cubero ya demostró su nobleza y calidad en los capotes primero y luego siguiendo sin derrotar en las cabalgadura. Dejó buenos detalles con Caparica, clavó las cortas con Fado, y tras un rejón algo trasero fue ovacionado.

Paró brillantemente de salida Cartagena al segundo de la tarde, cerró al toro muy en corto, dirigiendo su noble embestida con la cola de Cuco. Muy templado toda la tarde Andy, primero a lomos de Sol y Sombra, realizó una faena medida, sin tirones y de gran disposición ante un animal justo de raza pero con buen son. Si Sol y Sombra puso el temple, Pantera revolucionó al respetable, se dejó llegar una enormidad al animal para luego atacarle y llegar incluso a morderle. Cerró la faena montando a Pintas, un caballo de espectacular pelaje con el que clavó las cortas, un animal que tiene un gran sitio en la cercanía de los toros. El público se metió mucho en la faena, tanto es así que tras un buen rejón de muerte se pidió insistentemente el doble trofeo, pero que a juicio del palco solo fue merecedor de una oreja.

Lo de Leonardo Hernández ya no es novedad, año tras año sigue demostrando el sitio que ocupa. Tuvo enfrente un encastado y bravo animal de Cubero que no puso las cosas fáciles, molesto cuando no se le hacían bien las cosas y fue agradecido cuando se iba con el por derecho. Lo recibió a lomos de Titán, dos rejones de castigo decidió ponerle Leonardo en un inicio en el que le corrió por derecho al animal, sin ninguna ventaja.  En el tercio de banderillas sorprendió el valor y la torería de Despacio, un caballo a tener muy en cuenta esta temporada. Le dio distancias al animal, acertó en los terrenos, ante un toro exigente. Brilló tanto en el toreo a dos pistas como en cercanías, las dos últimas banderillas fueron de merito, muy en corto y quebrando en la cara. Hernández quería triunfar a toda costa y sacó a Xarope, con el cual se dejó llegar mucho al toro, Tierra a tierra y corbetas para llamar la atención del animal, para luego dejar dos buenas banderillas al violín. Iba la faena cobrando fuerza pero un rejón caído enfrió mucho al público, dejando todo en una ovación.

Faena desigual de Armendáriz con el aquerenciado pero buen cuarto de Benítez Cubero. Faltó acople entre toro y torero y una mejor lidia ante un animal que acabó acusando que todo se lo hicieran en el tercio y pegado a tablas. Pese a tardear acometía con casta cuando se le llegaba a la cara. Con Prometido, caballo muy espectacular toreó a dos pistas, pero lo mejor de su faena vino con Diamante con el cual clavó dos buenas banderillas en las postrimerías de la faena, lo mejor de su actuación junto al efectivo rejonazo. El animal, no sobrado de raza tuvo virtudes que el jinete solo supo sacarle en ciertos momentos, le pesó su debut en el coso maestrante, pese a todo dejó buenos detalles pero muy aislados. Fue silenciado tras el arrastre del cuarto de la tarde.

Si algo hay que destacar de la actuación hoy de Manzanares es su temple y las buenas maneras que atesora, todo quiso hacerlo despacio y pausado, también es verdad que no siempre llegó a las cotas buscadas, faltó mantener el gran nivel que dejó en pasajes de la faena. Tuvo ante sí al mejor toro del encierro, un animal con nobleza, movilidad y gran tranco, llamado 'Onésimo', al que el jinete alicantino le realizó una faena con buenos e interesantes pasajes. A lomos de Príncipe dejó banderillas arriba, el bravo ejemplar pedía que le llegasen a la cara. La evolución de este rejoneador es evidente, ha subido un par de escalones respecto a actuaciones pasadas, hoy en Sevilla se gustó y gustó al respetable. A lomos de Tomate dejó una gran banderilla, culminando con las cortas junto a Secreto. Tras un pinchazo, fue fuertemente ovacionado, perdiendo así la oreja que se había ganado.

Lo dio todo Andrés Romero ante el animal más deslucido del buen encierro de Cubero. Se fue a portagayola a lomos de Cheque, para luego realizar una faena vibrante y valerosa ante un animal tardo y justo de raza. Lo mejor vino a lomos de Guajiro y Odiel, con el primero se dejó llegar mucho al animal mientras le duró el fuelle, para luego clavar tres banderillas de enorme merito, una de ellas dejándose llegar mucho al toro. Tras esos momentos lucidos, ejecutó otras dos de poder a poder, con el toro parado que levantaros al público de sus asientos. Los más jóvenes venidos desde su pueblo estaban disfrutando de la faena de su paisano. Más asentado y maduro que en ocasiones anteriores el rejoneador onubense culminó la faena primero a lomos de Odiel, un caballo veterano y que hoy en Sevilla supo estar a la altura de la cita y luego con Bambú. Tras un buen rejón le fueron concedidas las dos orejas, tras una faena vibrante y de gran exposición ante el peor animal del encierro.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería. Primera de la Feria de Abril. Corrida de rejones. más de media plaza en tarde fresca y desapacible.

Toros de Benítez Cubero-Pallarés,  correctos de presentación y de muy buen juego en líneas generales.

Rui Fernandes, ovación.

Andy Cartagena, oreja con petición de la segunda. 

Leonardo Hernández, ovación. 

Roberto Armendáriz, silencio. 

Manuel Manzanares, ovación. 

Andrés Romero, dos orejas. 

 

FOTOGALERÍA: ARJONA

 

 

Comentarios