LA PREVIA DE SEVILLA

La historia de tres rehileteros que le llegan hondo a Sevilla

Juan José Padilla, El Fandi y Manuel Escribano harán el paseíllo con una corrida de Jandilla y Vegahermosa
Por 
miércoles, 3 de mayo de 2017 · 00:00

MARCO A. HIERRO / ILUSTRACIONES: JUAN IRANZO

 

 

JUAN JOSÉ PADILLA

Vuelve el Ciclón. Vuelve Padilla. El año pasado logró el sueño de abrir por vez primera en su carrera la ansiada Puerta del Príncipe por todos los toreros. Hoy, justo un año después de conseguir aquel hito que marcó un antes y un después en su carrera con el hierro de Fuente Ymbro como materia prima ganadera, vuelve a hacer el paseo mayor en La Maestranza con un hierro que es el padre del de Gallardo: el de Jandilla.

La trayectoria de Juan José Padilla es indiscutible por todo y por todos. Aunque su toreo no haya calado en la ortodoxia de ciertas Ferias, sí que ha sabido congeniar perfectamente a lo largo de su trayectoria el amor por el pópulo que lo mantiene vivo y el contento con el aficionado más exigente que pide más de él. Antes del percance de Zaragoza con las duras y tras éste en puestos más reconocidos en los carteles, el jerezano sabe que se juega mucho hoy en la primera plaza de Andalucía.

 

 

 

 

EL FANDI

Nadie va a descubrir a estas alturas el oficio que David Fandila Marín tiene adquirido a lo largo de una larga trayectoria. Tampoco que el físico es la base de su actuación en la plaza, y que puede considerarse, quizá, uno de los mejores rehileteros de la historia. Es precisamente ese matiz el que caracteriza un concepto que siempre ha levantado pasiones la Sevilla en la que hoy hace el paseíllo. Además, tiene un capote excelso que puede ser uno de los más privilegiados de todo el escalafón. Con esos dos puntos fuertes, El Fandi tapa sus carencias muleteras, tercio en el que no es el más efectivo.

Hoy llega a Sevilla con varias corridas de toros en su haber: destacó su cita de Valencia, aunque no tuvo especial suerte con los aceros, pero logró cortar un apéndice. Con menos rodaje que otras campañas, en las que se organizaban más festejos con toreros de alto escalafón a principio de temporada, llega Fandi a la capital del Guadalquivir.

Se juega, por tanto, en su segunda tarde en plaza de primera, que las casi setenta corridas de toros en las que estuvo anunciado el año pasado se mantengan para que los pueblos y las capitales sigan disfrutando del concepto particular del granadino.

 

 

MANUEL ESCRIBANO

Es uno de los más esperados del año en la Real Maestranza. Por un doble motivo: el 13 de mayo del pasado curso indultaba a Cobradiezmos, de este mismo hierro, en este mismo escenario, en una tarde histórica en la que Sevilla volvió a vibrar con el paisano. Además, en la pasada Feria de Hogueras de Alicante un toro de Adolfo le propinaba una cornada que a punto estuvo de suponer un disgusto mucho mayor para el toreo y que le obligó a cortar la temporada hasta su reaparición, ya en estas pasadas Fallas. El sábado pasado hizo el paseo con el encierro de Victorino en este mismo escenario maestrante.

También Manuel ha sido un torero en evolución desde que aquella tarde del Miura Datilero, en aquella sustitución de El Juli y este mismo coso, lo pusiera de nuevo en el circuito de las ferias. Más reposado desde hace un par de campañas, comienza a buscar Escribano el toreo que siente porque ya no necesita tanto el que le hace llegar al tendido y, por tanto, cortar orejas. Tiene un oficio muy trabajado y macerado en corridas duras por tierras francesas, por lo que es difícil que le suba un toro el agua por encima de las rodillas.

 

 

 

 

 

JANDILLA-VEGAHERMOSA

El ganado para hoy llevará los dos hierros de la casa de Borja Domecq Solís, ganadero de Jandilla y Vegahermosa y uno de los criadores de toros más importantes que campan por el planeta toro. Miembro troncal de la familia más influyente de la historia del toro de lidia, ha sabido diferenciar su parte de la vacada aportando su sello personal a las líneas generales: el motor y la codicia, cualidades que le aportan una mayor emoción a cuanto se le hace al toro.

Conviene recordar que esta casa es el tronco de vacadas como Fuente Ymbro, por ejemplo, que parece no considerarse del tan denostado encaste Domecq. Y sin embargo, comparten sementales desde hace años y hasta los intercambian, pero no es el talante de Borja tan comercial y aparente como el de Ricardo Gallardo. Ahora, la clase -como demostraron muchos de sus ejemplares el pasado año en ruedos importantes- la conocen mucho mejor sus vacas para que la saquen en el ruedo los toros de su hierro.

 

Comentarios