LA PREVIA DE SEVILLA

Monsieur contra la segunda oportunidad

Sebastián Castella, José María Manzanares y Andrés Roca Rey se medirán con el encierro de Victoriano del Río
Por 
viernes, 5 de mayo de 2017 · 00:00

MARCO A. HIERRO / ILUSTRACIONES: JUAN IRANZO

Primera y única tarde de Sebastián Castella en el ciclo de abril. Segundo paseíllo para Manzanares -además de Resurrección- y para Roca Rey, que no lograron redondear triunfos en su primera tarde y sólo les queda hoy. La corrida de Victoriano del Río marcará el material esta tarde, con las espadas en alto de las dos figuras contra Roca Rey.

 

SEBASTIÁN CASTELLA

Sorprende la única tarde de Sebastián Castella en el abono abrileño, pero también supone una apuesta personal para el francés que desorejaba a un toro de García Jiménez como última actuación en esta plaza. Ha sido, seguramente, la actuación más importante del galo en la tierra donde vive, y esta tarde su soledad de estar frente al mundo irá contra la segunda y última oportunidad de sus colegas de terna.

Es Castella torero de preguntarse a sí mismo, pero no de compartir nada de cuanto sienta o piense delante de la cara del toro. Torero con una técnica prodigiosa y un valor desmedido, es él mismo su principal rival, porque sólo él decide cuando fluye y cuándo no. Si lo hace, sale la templada actitud de un violinista de orquesta; si no, es precisamente su tremendo valor el que atropella la delicadeza y aparece la brusquedad. Pero esos dos toreros son Sebastián. Y ha aprendido a vivir con ello sin bajarse nunca del estatus ganado.

Sólo una bala y dos segundas oportunidades como rivales a batir.

 

 

JOSÉ MARÍA MANZANARES

La buena tónica de Manzanares en Sevilla no termina de romper este año en gloria completa, y a la última necesita Josemari espiritualmente reencontrarse con las sensaciones únicas de triunfar en La Maestranza. Máxime cuando se reencuentra aquí con la ganadería de Victoriano del Río y hace su tercer paseíllo del ciclo de abril buscando la Puerta del Príncipe que rozó sin eco en su última actuación. Porque paseó una oreja de cada toro, es verdad, pero él sabe dónde está su meta.

Y sabe lo que tiene que hacer para conseguirla, porque aquí, en el Baratillo, se le consiente a Josemari como en ninguna otra plaza. Y es cierto que aquí se han firmado tal vez sus obras más importantes, pero también que cada tarde es otra historia. Y para la de hoy, con Castella rivalizando y Roca Rey descarándose con su condición, es una tarde de máximo compromiso para él.

Y en Sevilla no suele fallar.

 

ANDRÉS ROCA REY

De los tres actuantes hoy, a Andrés es quizá a quien más espera Sevilla, porque aún no cuenta en su escaso bagaje con el triunfo en este coso. Y es de los pocos, porque no le caminó el ganado el Domingo de Resurrección y los numerosos percances sufridos en muy poco tiempo le han obligado a bajar el ritmo de sus actuaciones en favor de su salud. Sin embargo, viene de desorejar a un toro de Jaral de Peñas en la mexicana Aguascalientes.

Es la personificación del descaro, pero ya siente Andrés la responsabilidad de abanderar el muy cacareado cambio, la apertura de carteles a una juventud que enarbola su nombre como sinónimo de revolución. Aunque no lo sea, porque también es verdad que es el público el principal soporte de un torero que aún tiene mucho que pulir y mucha capacidad para hacerlo.

Su segunda oportunidad será hoy.

 

VICTORIANO DEL RÍO

La vacada de Guadalix está dando cal y arena con cierta regularidad en sus últimos carteles. La calidad, el ritmo y la transmisión que sacan numerosos ejemplares se contrarrestan con un punto de genio que le sacan otros, fruto de vivir en el filo que separa la raza del temperamento. Pero es una de las ganaderías más seguras del campo bravo, y por eso se apuntan las figuras a su cartel.

Han sido cuatro los festejos en los que se han lidiado reses suyas esta temporada, a las que se les han cortado ocho orejas. Dos veces se desorejó a un toro de Victoriano en 2017: lo hizo Roca Rey en Olivenza y lo hizo Perera en Valencia. El primero también estará esta tarde en el ruedo.

 

Comentarios