EL TENDIDO DE LOS SASTRES

Música para Curro Javier

'Y antes que un tal poeta/ mi deseo primero/ hubiera sido/ser un buen banderillero' (Manuel Machado)
viernes, 13 de abril de 2018 · 21:10

FRANCISCO MARCH

No fue el mejor tercio de banderillas que vieron los siglos , faltaría más, pero cuando Curro Javier se levantó maltrecho y con la taleguilla abierta en canal en su pierna izquierda, la Maestranza toda se puso en pié y sonó la música. Ocurrió en el cuarto y uno diría que fue el momento de mayor emoción en una tarde muy esperada y en la que hubo momentos de buen toreo, incluso Talavante cortó una oreja, pero que no alcanzó el vuelo que todos deseaban. La desigual , en todo, corrida de Matilla, tuvo su parte importante de culpa.

Lidió de forma soberbia Javier Ambel y ya en el primer par Curro Javier se reunió con el toro, clavó en la cara y en lo alto y salió guapamente. De similar guisa fue el segundo pero ahí llegó el susto cuando justo en momento en el que las banderillas se clavaban en buen sitio, el toro alargó la gaita y , dicho queda, causó el destrozo en el vestido verde y azabache ( también se llevó  un topetazo en la espalds) de un banderillero que enaltece su profesión.

Curro Javier lleva años siendo gente, con las banderillas y en la lídia. Lo era cuando iba en la cuadrilla de José María Manzanares ( con otros dos grandes, Juan José Trujillo y Luis Blázquez) y lo es ahora, en las filas de Miguel Ángel Perera.

La  historia de la tauromaquia se escribe también con los nombres de banderilleros y picadores. Picadores que en tiempos de caballos sin peto se ganaron el derecho a llevar la chaquetilla de oro, tal que el matador.

Banderilleros como aquel Blanquet ( valenciano, claro) al que Gallito le ordenaba: ¡ Blanquet, un capotazo y fuera!. Y así era.

¡Música para los buenos banderilleros!. Y un olé.

 

30

Comentarios