LA PREVIA DE OTOÑO

Un maestro a enseñar madurez

Alejandro Talavante cumple con los grises de Adolfo su segundo compromiso otoñal mientras Álvaro Lorenzo y Luis David debutan con el hierro en Madrid por mor del bombo
Por 
viernes, 05 de octubre de 2018 · 10:45

TEXTO: MARCO A. HIERRO / ILUSTRACIONES: JUAN IRANZO

Regresa la Feria de Otoño al ruedo de Madrid después del parón semanal. Y lo hace con la segunda y última comparecencia de Alejandro Talavante, esta vez con los grises de Adolfo y después de no haber tenido opción de triunfo en su primera tarde. Será, por tanto, el maestro de dos jóvenes promesas que se enfrentarán por primera vez en esta plaza a una corrida de Adolfo Martín por capricho del bombo. Será uno de loa grandes atractivos de la corrida.

ALEJANDRO TALAVANTE

El torero extremeño, que tiene Otoño como su opción de reivindicación tras una temporada complicada, cuenta con la última bala hoy con un encierro que le otorgó el bombo y que no es muy común en sus temporadas. Además, es el mismo encaste de aquella encerrona infausta de hace unos años, gtras la que ha firmado Alejandro triunfos mucho más recordables en Las Ventas. El último, la Puerta Grande del pasado San Isidro, tal vez la que menos ha rentabilizado en su carrera por el capricho del sistema. Tremendamente estético en cada cosa que hace, no es Alejandro de pelear contra nadie que no sean él mismo y sus fantasmas, pero de hacerlo sería sin duda en un cartel como el de hoy. 

Quinta comparecencia de Alejandro en Madrid, y última por el momento, en un año de apuesta clara por decir su misterio y también su protesta en la primera plaza del mundo y ante las cámaras de la televisión. Tiene pulso muerto el pacense. Y si no lo tiene, lo mata, porque Alejandro tiene la tremenda facilidad de que todo le valga. 

Pero después de hoy, y a pesar del tremendo esfuerzo físico y psicológico que ha supuesto este año para él, necesita llegar al hotel con un triunfo en la mano. Porque así está montado el toreo.

ÁLVARO LORENZO

Cortó tres orejas en la pasada corrida del Domingo de Resurrección en Madrid y se erigió como nombre fundamental en este inicio de temporada. Un auténtico zambombazo en la primera plaza del orbe para hacerse caro en una jornada tan crucial para el toreo como es la del Domingo de Pascua.

Desde entonces el toledano se ha dedicado a contar casi todas sus actuaciones por triunfos, pero sin hacer demasiado ruido mediático, sino en la plaza. Ha dado la cara en los compromisos más importantes y ha demostrado ser este el año de hacerse mayor de verdad, de madurar como matador de toroso y asumir el relevo generacional de una fiesta a la que está llamado a dar muchas tardes de gloria. La primera puede ser esta, con el capricho del bombo en forma de adolfos en la primera plaza del mundo.

Es Álvaro uno de los más elegantes intérpretes de la verónica que existen en la actualidad, y uno de los que más despacio ejecuta el toreo que siente. Torero de planta firme, muñeca flexible y seriedad manchega en los ademanes. Estela de embarque preciso, toque suave y bamboleo hipnótico, tiene el don del temple para imponerse y una falsa impresión de fragilidad que pone a los públicos de su parte, lo cual es una baza importante.

Su tremenda elegancia parfa andar por la plaza nunca pasa desapercibida y jamás sobra para la estética del aficionado.

LUIS DAVID

Cortó una oreja el día 17 de mayoi y eso le ha dado fuerza para salir adelante en unja temporada donde está dando la cara en todas las plazas, incluso quitándose de encima el peso de ser hermano de quien es. Torero por derecho propio, por ese mismo derecho entró en el bombo de una feria que debe servir para consolidarlo en el escalafón mayor. No en vano la corrida de esta tarde supone otro reto importantísimo para él y una reválida ante el aficionado en la que hay mucho que ganar, pero también existen cosas que perder.

Torero de recursos, Luis David posee un concepto del toreo tan personal como arrebatador. De gran intensidad, firmeza y ligazón, el mexicano busca apretarse con los toros y someterlos para cimentar después faenas basadas en la emoción que aporta temple y las cercanías. Madrid espera a Luis David. Y Luis David espera a Madrid. Vuelven a cruzarse. Las Ventas con sus códigos. Y aquel novillero convertido ahora en todo un matador de toros que confirmó el pasado Otoño su alternativa y renovó con aquel jabonero de nombre Ombú y con el hierro de Juan Pedro su compromiso, su tauromaquia y sus sueños.

Hoy el bombo de Otoño decidió que subieran las apuestas para él. Pero está preparado.

ADOLFO MARTÍN

Adolfo regresa a su feudo. Hierro hermano de Victorino, es signo y seña de la sangre Albaserrada-Saltillo y, aunque hay algunos toreros que marcan diferencias con el hierro de la A Coronada, en cuanto a genealogía y procedencia, es lo mismo. Llevan el apellido Martín.

En el año 2016 la tarde más redonda de este hierro llegó en la Feria de Santiago de Santander, en la que El Cid logró indultar un extraordinario toro de Adolfo Martín en la última del serial norteño. Aquel hito en el coso de Cuatro Caminos supuso un antes y un después. Otra de sus grandes tardes acaeció en la encerrona de Castella en la feria de la Vendimia de Nimes. Ya en 2017, no tuvo corridas recordadas con ahínco entre la afición.

Pero fue en Madrid y en la última de San Isidro donde un toro de su hierro se erigió como el más bravo del serial de 2018, por lo que comparece en Otoño como vacada triunfadora del Mundial del Toreo.

Comentarios