FINAL PAMPLONA

Juli sale a hombros con una presentación indigna de Pamplona

Dos toros de Garcigrande con una presentación que ha manchado el nombre de la Feria del Toro permitieron a El Juli cortar oreja y oreja; otra paseó Perera y mal estuvo un desacoplado Padilla
lunes, 13 de julio de 2015 · 18:22

Cinco toros de Domingo Hernández y uno de Garcigrande esperaban en toriles a la penúltima corrida de la Feria del Toro de Pamplona. En el cartel, el jerezano Juan José Padilla en su segunda y última tarde en la Feria, el madrileño Julián López "El Juli" en su única comparecencia en el serial y el extremeño Miguel Ángel Pereratambién en su segunda actuación sanferminera.

En la puerta de toriles recibió a portagayola Juan José Padilla al abreplaza para recetarle posteriormente otras dos largas cambiadas ya de rodillas y con un ramillete de verónicas con mayor pulcritud que ortodoxia. Se le dio fuerte en el caballo que montaba Antonio Muñoz "Alventus" para que posteriormente tomara los palos y dejara tres pares limpios. Comenzó su faena al hilo de las tablas, encontrándose con un toro que tenía nobleza pero le falta un punto de humillación, pero le sopló cuatro muletazos de rodillas y comenzó una faena que epilogó con detalles. No tuvo recorrido el astado de Garicgrande, pero arreó Padilla en cercanías. Le pegó un arreón al jerezano en el final del trasteo al intentar un desplante, pero buscó recursos el andaluz para llevarse a la afición de su mano de hinojos. Dejó un espadazo defectuoso en el primer encuentro y una buena estocada a la segunda.  

Aprovechó El Juli todas y cada una de las arrancadas del segundo de la tarde, un toro con el hierro de Domingo Hernández al que sometió desde el primer muletazo en su encuentro. Lo cuidó de capa y en el caballo de Diego Ortiz, pero cortó el astado en banderillas. Obligó en la primera tanda El Juli a humillar al de Grcigrande, algo que no había ocurrido hasta ese momento en la lidia. Dos buenas series fáciles por el pitón derecho de inicio sellaron el compromiso del torero madrileño. No tenía una embestida enclasada pero sí con ritmo. Fue sonsacando por el mismo pitón derechos momentos humillados en los embroques, que terminaron por convencer al respetable. Tras el estoconazo, paseó la oreja.

Le faltaba ritmo a la embestida del tercero, un toro que no hacía honores a la seriedad del toro de Pamplona al que recibió Miguel Ángel Perera por templadas verónicas de mano baja. En el inicio muleteril se quedó en el sitio para ligar en el primer encuentro en redondo con el temple y el dominio como base, muy inteligente. Se intentó plantar en la segunda tanda aguantando una colada y un tranco a regañadientes que era el que mostraba el toro. Se atornilló en el ruedo en el epílogo muleteril para proseguir en redondo y en corto, intentando limar el cierto genio del astado de Garcigrande. Con la espada, Perera dejó una estocada casi entera.

 

No se lució con el capote Padilla para recibir al cuarto, un toro que entró al jaco de Montoliú y recibió poco castigo. Muy distraído se mostró en los pares de banderillas de Padilla. Quería medios el toro cuando le inició faena Padilla en el estribo, prosiguiendo su labor ahora sí en el centro del anillo por el pitón derecho. Se movía con clase pero cierto punto de mansedumbre el toro de Garcigrande en la muleta del jerezano, pero éste desaprovechó la bravura y codicia del astado para confeccionar un toreo falto de acople y de cara a la galería en todo momento. Dejó una estocada en todo lo alto de la que tardó en caer el toro. 

 

Todo lo hizo a favor de obra El Juli en el recibo capotero del quinto de la tarde, un toro que cuidó en las varas de Salvador Núñez para que José María Soler lo mimara capote en mano ante los palitroques de Álvaro Montes y Fernando Pérez. Arrebatado se mostró Julián con la muleta, sobre todo al natural, gustándose en varios compases en los que el toro tuvo un punto de mansedumbre. Le puso la chispa y la entrega que no tenía el toro. Pinchazo, estocada en todo lo alto y oreja.

 

Tampoco tenía la entidad que requiere Pamplona el sexto de la tarde, un toro al que dejó varias verónicas de buen trazo Perera y con el que se gustó en el quite templado por chicuelinas. Brindó al respetable y pronto se fue al tercio para iniciar trasteo de rodillas. Se apagó antes de tiempo en la muleta del extremeño, por lo que aprovechó Miguel Ángel para buscar en la corta distancia el juego con el de Garcigrande. Pinchó en la suerte contraria para dejar una casi entera trasera a la segunda.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros Monumental de Pamplona. Novena de la Feria del Toro. Corrida de toros. Lleno.

Cinco toros de Domingo Hernández y uno (6º) de Garcigrande.

Juan José Padilla, vuelta y palmas. 

Julián López 'El Juli', oreja y oreja. 

Miguel Ángel Perera, oreja y palmas. 

10
2

Comentarios