AVANCE SANTANDER

Escribano pesca en la medianía de Ana Romero

Un toro de Los Bayones (1º) y cinco de Ana Romero para Manuel Jesús “El Cid”, Manuel Escribano y José Garrido
martes, 21 de julio de 2015 · 16:26

Hubo lío de corrales hasta última hora de la mañana, hasta que finalmente, se enchiqueraron cinco toros de Ana Romero y uno, el abreplaza, con el hierro de Los Bayones para una terna en la que se integraban el sevillano Manuel Jesús "El Cid”, el también sevillano Manuel Escribano en sustitución del lesionado Antonio Ferrera y el joven extremeño José Garrido.


Tenía el abreplaza voluntad de embestir, pero también un fuelle muy justo que le hacía rebrincarse en los embroques del liviano saludo de El Cid. Muy suelto en la carrera en banderillas, auguró la poca fuerza que enseñó luego en la muleta. Aún así logró Manuel acoplarse a la embestida acompañando mucho los viajes para ligar un par de series sin exigir mucho a la res ni comprometer el terno. Tiró de oficio para decir poco durante mucho rato. Lo mejor fue la estocada, lo que le reportó una ovación. De buen fondo y escaso fuelle el primero.

El espectacular cárdeno que saltó segundo tuvo más fijeza para buscar el capote de Escribano que movilidad y largura para completar los lances. Apenas un picotazo recibió en el caballo, claudicando después bajo el peto. Liviano y sin apreturas fue el tercio de banderillas con el toro por el suelo y solo dos pares antes de cambiar el tercio. Muy suave el sevillano en el inicio de faena, supo consentirlo la media altura a la que se desplazaba el animal para repetir. Muy suave, apuntalando la bondad del animal para tomar las telas. Preciso y sutil para embarcar al natural, rayó a buena altura con el pulso que demandaba el cárdeno hasta construir un trasteo sin apreturas pero bien estructurado. Una estocada de premio le puso una oreja en la mano. Bondadoso y escaso de fuerza el cárdeno segundo.

Manejó con gusto y con mucho sentido el capote Garrido con el tercero, que le humilló los embroques llegando dormido para que le esperase sin descomponerse el extremeño. Sangró el toro en el único puyazo que recibió. Y no fue fácil moldear la falta de ritmo del animal, que se afligía en cuanto lo apretaba pero no transmitía mucho cuando le consentía la media altura en la que se encontraba suelto. Faena de mucho construir para que partirse una mano el animal en el momento de apretarle. Lo pinchó en los medios para dejarle después una estocada y escuchar una ovación. Deslucido y sin ritmo el feble tercero.

El cuarto saltó descoordinado e inválido, y se fue por donde vino antes de recibir vara alguna. Un sobrero de José Cruz serio y enmorrillado ocupó su sitio, distraído de salida, pero humillado en los embroques, con la frialdad de desentenderse de las telas en los finales. Duro fue el castigo en varas. Le costó al animal venir con ritmo, a pesar del inicio empujado de Manuel en doblones. Pero nunca fue boyante y sí fue, por contra, toro de esperar mucho para embestir con el recorrido corto y sin maldad. Obedeció siempre a las telas, pero resultó deslucido con el toreo compuesto y sin compromiso de El Cid. Un pinchazo y una estocada certificaron un paso con más pena que gloria por Santander. Silencio. Noblón, deslucido y de corto viaje el serio cuarto bis.

Con una larga cambiada recibió Escribano al quinto, toro largo, más por delante que por detrás, que huyó de telas en la salida, impidiendo estirarse a Manuel en el saludo. A topar llegó al peto, pero luego se quedó empujando con fijeza en vara dura. A visitarle el sobaco se fue el toro cuando quiso ceñir la primera chicuelina en el quite, por eso abrió las siguientes en un quite más ligero. Fácil en banderillas el sevillano, vio cómo le hacía hilo un toro que fue sacando tranco. A Ferrera brindó Manuel, a quién sustituía hoy. Anduvo listo el sevillano con el toro, que repetía sin entrega ni humillación hasta que le dejó la muleta en el morro, siempre muy puesta, hasta subirlo a la noria incluso para azuzarle el celo y ponerlo en ritmo. Fue el izquierdo el pitón del toro, sabiendo apretarle lo justo para que no se afligiese y comenzase a protestar. Molinetes y más artificios en el final, con el toro exprimido, dejaron en suerte la puerta grande que certificó la estocada tendida. De buen fondo y ariscas formas por la falta de fuelle el quinto.

El viejuno y zambombo sexto midió cada arrancada al capote de Garrido, que se estiró con gusto para soplarle cinco verónicas ganando el paso en actitud firme y de apuesta. Soberbia la actuación de Fini con los palos. De rodillas comenzó la faena toreando por abajo, levantándose cuando se orientaba el cinqueño para abrochar con el de pecho, muy listo. Le quiso templar siempre la arrancada que duraba dos muletazos, porque empezaba a descomponerse en el tercero y llegaba al remate buscando talega. Le corrigió la distancia José y le dio un tiempo entre pases que le hizo, al menos, terminar las tandas. Muy por encima del renuente animal, buscó con ahínco Garrido el trofeo a base de firme asiento y de ajustarse con valor las manoletinas al final. Una estocada atravesada bastó para cortarle una oreja. Desmovilizados desclasada el viejuno y zambombo sexto.


FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Santander. Tercera de la Feria de Santiago. Corrida de toros, media plaza larga.

Un toro de Los Bayones (1º) y cinco de Ana Romero y un sobrero (4ºBis) de José Cruz .

Manuel Jesús "El Cid”(Azul pavo y oro): Ovación y Silencio

Manuel Escribano (azul turquesa y oro): Oreja y Oreja

José Garrido (Sangre de toro y oro): Ovación y Oreja

Comentarios