LA CRÓNICA DE SANTANDER

Triunfo de plomo entre el barro

Juan del Álamo sale en hombros de su plaza talismán con una oreja de Padilla, pinchazos de Fortes y una mala corrida de Joselito
Por 
viernes, 24 de julio de 2015 · 22:57

 Una nueva puerta grande se abrió en Santander en la sexta de feria, pero no será esta la que más se recuerde. Otro triunfo más sumó Juan del Álamo a su palmarés en Cuatro Caminos, donde aún no ha salido andando desde la tarde de su alternativa. Pero no será el de hoy el que guarde en su memoria. No porque estuviera mal, que no lo estuvo, sino porque muchas veces es mejor una oreja de ley que dos con dudas. Y la segunda de hoy dejó muchas.

Por eso fue triunfo de plomo el del charro, aunque no fuera suya la culpa. Lo fue por lo gris de una tarde donde no embistió más que un toro de Joselito, que buscó mal la redención de Pamplona en otro coso del norte. Uno embistió, dicho está, y sirvió para que Padilla le cortase una oreja en el cuarto acto para redimir su plomiza actuación con el abreplaza. Tarde de plomo del Ciclón, con triunfo de barro que no maquilla su deriva cuando destempla el trazo una miaja y lo ponen en apuros los toros. Juan José no apostó con el de la costosa apuesta y no cruzó la raya con el de mejor condición, y casa mal su actual filosofía con la de dos imberbes tiesos cuya apuesta cabal le saca las puntillas al Pirata delante de dos tercios de plaza.

El primero, el charro, que salió en Santander a que no se le fuera el tren que le sustenta desde el primer día. Fue de plomo el triunfo porque no fue la tarde de su toreo más profundo, pero nunca faltó voluntad, jamás regateó la apuesta y dio la cara con valor oficio ante dos toros de costoso triunfo. Fue de barro el triunfo, sí, porque no será el de hoy sobre el que se sustente su temporada, pero también será importante por sumar en su feudo del norte y no dar excusas fáciles a los que le quieran borrar del mapa de la importancia. Se arrimó Juan con el que no dio opción para más y con ese le negó el palco un trofeo; se peleó Del Álamo con el del gatillo fácil y le pegó muletazos asentados y largos a la constante informalidad, y ahí se pasó el presi de frenada. Puerta grande en cualquier caso, valga o no la compensación.

Dos silencios, sin embargo, hablan mal del buen bagaje que dejó Fortes en Santander. No vale el resultado, que ni es de plomo ni de barro ni sirve para defender un puesto. Pero fue mucho más lo que dijo Saúl que los dos silencios que anuncia la ficha. Quiso el malagueño torear suave, ganar el sitio, conquistar la voluntad e imponerse a los defectos de dos toros de Joselito que le dieron juntos cuatro series que asentar. Dejó dos o tres verónicas con el tercero, al que le puso los bemoles encima por no tener raza para más el animalito. Dos series de trazo largo le enjaretó al sexto antes de que se rajase cual gato y se negase a pelear más. Fue lo que había en la tarde de plomo, que no le sirvió a Saúl ni para el triunfo de barro.

Ese se lo llevó Juan del Álamo para compensar otras tardes que debieron servir más y no lo hicieron. Porque es largo el camino de quien quiere navegar mucho. Y habrá muchas tardes así que es mejor solventar con triunfo.



FICHA DEL FESTEJO 

Plaza de toros de Cuatro Caminos, Santander. Feria de Santiago, sexta de abono. Tres cuartos de entrada en el tendido.

Toros de El Tajo y La Reina, correctos de presencia. Aplomado por el duro castigo en varas el serio primero, bobalicón y parado el noble segundo, renuente y sin raza el tercero, noble y bondadoso, con movilidad el manejable cuarto, informal pero enrazado y con disparo el castaño quinto, remiso y rajado el manso sexto

Juan José Padilla (Azul marino y oro): División y oreja 

Juan Del Álamo (Blanco y plata): Vuelta al ruedo y dos orejas

Jiménez Fortes (Celeste y oro): Saludos y Silencio tras aviso.

 

FOTOGALERÍA: JUNIOR FOTO

 

Noticias Relacionadas

Valorar noticia

Comentarios