RESEÑA ZARAGOZA

Querían fiesta...y les dio fiesta

El Fandi, vestido de goyesco, sellla una gran actuación ante un tercero de Fuente Ymbro premiado con la vuelta al ruedo
miércoles, 8 de octubre de 2014 · 00:00

Merecía Zaragoza un Aniversario así. 250 Ferias consiguiendo que la afición no decayera en la capital aragonesa son dignas de una celebración máxima acorde a la cartelería ofrecida. Tres toreros que dan fiesta se acartelaban hoy en La Misericordia para celebrar tal efeméride: el jerezano Juan José Padilla, que vuelve tres años después a la plaza que, desgraciadamente, cambió su vida; prosiguió el madrileño Miguel Abellán, tras su encerrona en solitario en Madrid el pasado sábado con un encierro de El Puerto de San Lorenzo y cerrando plaza el granadino David Fandila 'El Fandi', mandón numérico del escalafón y prueba de éxito seguro. Así fue, hacía Fandila se decantó la tarde y el consiguiente triunfo.

Corrida de Fuente Ymbro de impecable presentación. Fuertes, 'apretaos' y con ofensivas caras. Encierro que resultó variado en formas y juego, llevándose la mejor parte el gran ejemplar lidiado en tercer lugar. Un toro que podía haber sido indultado perfectamente y nadie hubiera dicho "ni mu". A veces los taurinos, (yo el primero) no vemos las cosas que tenemos delante y el Fuente Ymbro de hoy, era para llevarlo vivo Al Romeral con todos los honores. Porque toros así salen muy pocos y porque tenemos la obligación de saber ver lo que allí pasa.

Muy animoso con el capote El Fandi ante el primero de su lote. Largas cambiadas en el tercio y cadencioso recibo a la verónica. Toro bajo, amplio de frente y de pitones. El granadino lo cuida en el jaco para tramitar la suerte. Lopecinas en el quite y manicomio en los tendidos. En banderillas buen galope, ritmo y pies del Fuente Ymbro que contribuyó a un tercio de David de las grandes citas. Público en pie. Brindis respetable. Decisión y exposición de Fandila comenzando de rodillas en una serie muy larga y con gran transmisión, carbón en las embestidas. A la postre, un buen toro con duración, nobleza y fijeza en la muleta de su matador. Bravo astado que se prestó para que David formara un lío gordo. De esos que no se olvidan y se cuentan presumiendo al que no asistió. Series largas con recorrido apretando a su "amigo" de faena por uno y otro pitón. Se sirvió a gusto sacando su mejor versión de tauromaquia. Una lección de entrega y buen hacer. Naturales, redondos, derechazos, adornos y desplantes firmaron una sobresaliente labor. Además del espadazo, sin olvidar la estructura de la faena con sus buenas formas clásicas de El Fandi. Todavía existen algunos puristas no quieren reconocerlo, pero la realidad es que torea muy bien y muchas veces, como lo hizo hoy con este gran ejemplar de Ricardo Gallardo premiado con la vuelta al ruedo. Dos orejas de justicia en sus manos y Puerta Grande. El sexto, era totalmente opuesto al tercero. Tenía algún defecto en la vista, algo que desde el inicio mostró el pupilo de Ricardo Gallardo. Anduvo El Fandi muy vistoso con el capote, dándole espectáculo al toro para meterlo al caballo y llegando con facilidad a los tendidos con su alegría capotera. También hubo un pequeño susto en banderillas con el subalterno lidiador, tras ponerle cuatro pares al cierraplaza .Se quiso rajar en la muleta, con una embestida violenta pero sin entrega. Se cerró en los terrenos de adentro, donde se sintió más cómodo el astado. Solventó con madurez el granadino, habilidad en la pañosa.

Resumen 4ª de Feria from Plaza de Toros de Zaragoza on Vimeo.

Tenía el abreplaza una imponente presencia, cinqueño y con carnes al que recibió Padilla con dos cambiadas y media docena de verónicas de calidad. Temple y mentón metido.  Cayó nada más salir del segundo puyazo, por lo que debió ser cuidado de forma exhaustiva por la cuadrilla del Ciclón. Banderilleó con solvencia ante un toro que galopaba en este tercio, haciendo su debido efecto los palitroques. Brindó al público el jerezano e inmediatamente se fue a tablas para comenzar por el lado derecho, el menos potable del animal. Enseguida se percató Juan José del pitón izquierdo del de Gallardo y selló dos tandas con cuatro naturales de calidad y compás abierto. Se vino abajo el astado y prendió su espada el jerezano. Tuvo cierta nobleza pero le faltó empuje al primero, un  toro encogido de cuello. Padilla fue todo entrega pero ofreciendo su toreo de reposo y cadencia. El otro, cuarto, Juan José lo abrocha con extrema suavidad pero sin caldear el cotarro por la inoperancia de su segundo. Se pica con Abellán en el quite. El madrileño por verónicas y el jerezano por chicuelinas. Antes rapidito en varas sin pegar. Desistió de poner los rehiletes. El toro se tragó la primera tanda pero solo esa, la inicial. Justo ahí, se puso a la retranca mirando y con mala fe e intención al diestro. Tremendas las dos coladas consecutivas que encogieron el corazón de todos. Padilla lejos de abreviar mandó a taparse a todos y sacó toda su artillería de testículina torera. "Aquí mando yo". Raza. Descaro y gallardía para imponerse a tan embarazosa papeleta. Le plantó cara como en épocas pasadas y se la jugó con toda vergüenza y honor ante un dificilísimo por complicado Fuente Ymbro que tenía malas intenciones y dos puntas de aúpa. Reconocimiento sincero de un público que valoró el esfuerzo realizado. Atronadora ovación que hizo salir a Padilla para corresponder a su público.

El segundo del 250 aniversario, más bajo que el que abrió plaza. Ofensivo astado con las puntas hacia arriba y recogido sienes. Abellán lo lancea con suavidad, recogiéndolo en el tercio de forma cruzada. Sin castigar demasiado cumple en varas, mostrándose algo soso el astado en la lidia. Brindis público. Miguel lo saca para afuera con suavidad y allí, en el exterior del tercio, el toro la toma con la diestra pero con pocas ganas y protestando. Se deja pero sin entrega, aunque la cara la mete abajo. Por el pitón izquierdo, el toro echa el freno y se cierra en los terrenos de dentro. El madrileño lo vuelve a sacar pero ya había dicho el oponente, hasta aquí. Decidido Abellán, dejando sus perlas en alguna ocasión sobre todo por el derecho. Le faltó que el toro terminara de entregarse. El quinto salió con el freno de mano echado, siempre a regañadientes.  Sin embargo fue bravo en el caballo, dejando Miguel Abellán lucir a su astado de lejos.  Muy de largo, tomó dos varas y una más, cuando el piquero se retiraba. Lo recibió en los medios dando mucha distancia a un toro que se frenaba un poco. Abellán anduvo muy firme, solvente con actitud íntegra y tirando de oficio y raza.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Misericordia. Corrida Goyesca del 250 Aniversario. Cuarta de la Feria del Pilar.

Seis toros de Fuente Ymbro, excelente el buen tercero, premiado con la vuelta en el arrastre. Los demás dispares de juego. Complicado el cuarto.

Juan José Padilla, silencio y ovación con saludos.

Miguel Abellán, silencio y silencio.

David Fandila "El Fandi", dos orejas tras aviso y palmas.

Comentarios