AVANCE VALDEMORILLO

No embistió la tarde

La corrida de Pereda echó al traste la primera corrida del serial: Curro Díaz dejó detalles de su pellizco, Gallo se la jugó con un lote desigual y Saldívar atestiguó lo que México ha vivido
sábado, 7 de febrero de 2015 · 17:39

Curro Díaz, Eduardo Gallo y Arturo Saldívar hacían el paseíllo hoy en Valdemorillo. Para ello, lista una corrida de José Luis Pereda-La Dehesilla.

Le falta mucha fuerza al primero de Pereda, al que Curro Díaz recibe con graciosas verónicas. Tras el cuidado puyazo, brinda la faena del abreplaza al público. Debe mimarlo mucho. Le baja muchísimo la mano el de Linares en la primera tanda por el derecho. Mucha torería. Curro Díaz tiene que cuidarlo mucho en faena para, al menos, mantener en pie al primero. Deja meros detalles y, tras pinchazo y estocada, dobla el de la Dehesilla.

Un noblón salió en segundo lugar. Había que ponerle mucho al toro para gozar y disfrutar con él, y Eduardo Gallo lo hizo desde el principio. Ya desde el capote, y especialmente en el quite por chicuelinas, dejó su impronta de clase el salmantino. Prosiguió en faena y fue cogiendo l velocidad al toro paulatinamente, toreando con gusto por ambas manos. Fue templando su embestida cuando acortó el viaje el astado onubense, que a pesar de que le sentó mal el encuentro con el jaco, sacó fondo. Dejó una estocada y dio la vuelta tras petición,

 Reponía en la muleta de Arturo Saldívar el tercero, al que fue sobrellevando poco a poco con valor, puesto que exigía mucho el de Pereda en su cara. Antes, con el capote, dejó detalles de su impronta conceptual. Muletazos de buen trazo dejó en faena, sin que ésta terminara de romper porque no remataba ninguna embestida el astado. Le faltó entrega al de Pereda. El arrimón final, con el toro con medias embestidas, tuvo mucho jugo por parte del azteca. Finalizó por bernadinas con la planta asentada. Mató de estocada y recibió ovación.

Se las vio Curro Díaz con un cuarto aplomado con el que fue silenciado. Lo más destacado de su actuación fue el ramillete de verónicas inicial que dejó, pues el astado no posibilitó el triunfo. 

Se enfrentó a un quinto Eduardo Gallo que tiró la toalla en el primer encuentro muleteril con el salmantino. Debió entender Gallo los defectos que el de Pereda tenía, para hilvanar así muletazos de sabor por ambas manos pero sin que fructificara en faena rotunda. En cuanto el bajaba la mano, el toro no quería saber nada. Le sacó todo lo que tenía, pero era en vano por la bajísima raza del astado de Huelva.

Se quería marchar el cierraplaza de salida, y Arturo Saldívar intentó cuidarlo mucho. Era el de menos presencia de una corrida baja de cara, y se aplomó en el último tercio tras un dilatado encuentro con el caballo por su falta de raza. A empujones embestía en la muleta del de Aguascalientes, pero la voluntad no acabó de convencer al respetable. Dejó una estocada trasera y caída.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valdemorillo (Madrid). Segunda de Feria. Corrida de toros.

Tres toros de José Luis Pereda y tres de La Dehesilla,

Curro Díaz, ovación y silencio.

Eduardo Gallo, vuelta y palmas.

Arturo Saldívar, ovación y silencio.

 

Comentarios