LA CRÓNICA DE OLIVENZA

La zurda dorada de Talavante se lleva la tarde

Un gran Alejandro Talavante supo encontrar el pleno de orejas en Olivenza y se llevó las cuatro de sus dos toros, mientras paseaban una El Juli y Miguel Ángel Perera
sábado, 7 de marzo de 2015 · 21:46

Si en el toreo la personalidad es un tesoro, Alejandro Talavante guarda a sus espaldas un auténtico botín. Un saco de imaginación que le provee de espontaneidad, cualidad enterrada en la sima más profunda de este siglo debajo de toneladas de vídeos y escuelas taurinas apilados allí, en el callejón del toreo, como detritos de modernidad. Nada de eso pesó sobre AT. Intentó recibir al toro dándole el lado amarillo del capote con una rodilla en tierra pero el tercero decidió que aquello no iba con él y salió suelto. Lo que sí se tragó fueron las gaoneras después del tercio trámite de varas. Tras brindar al público, y plantado en los medios, se desprendió de las arrucinas reorientando el galope de Orgulloso en un inicio vertiginoso. El público empujaba y suelto Talavante se echó el trapo a la izquierda para torear muy despacio: naturales hasta la cadera, de suavidad, muñeca y cintura. Mientras, los pases de pecho y los de las flores; los molinetes y los cambios por la espalda, florecían en la primavera de una faena que no acusó la querencia del animal, manía olvidada una vez se le presentaban los vuelos. La tanda de derechazos añadió un punto más de intensidad antes de dejar a la primera una estocada entera que abrochó una labor redonda. En el sexto, con el crepúsculo en el horizonte, saludó Trujillo dos pares para enmarcar. Muy relajado y con encaje toreó Talavante de rodillas, ligando derechazos y pases de pecho en el tercio. Y vuelta al natural, a esa zurda de oro que le ajustó la embestida en tres series profundas y de categoría. Hubo un trincherazo, con el toro para dentro y en búsqueda ya del testamento, descomunal. Otra estocada y otras dos orejas.


OLIVENZA 7-3-2015 por Cultoro

Juli se fue andando. Cortó la primera oreja de la tarde después de un trasteo de líneas rectas en el que intentó hacer rebosar la embestida. Al natural no transcendió y decidió meterse en los terrenos de un toro que no se dejó atosigar; fulminado por un estoconazo trasero antes de que se diera cuenta. En el cuarto, quitó y brindó al público en busca de la puerta grande. Ese animal, parado, no permitió elaborar nada importante, y aún así, tras una tanda mediana, la música arrancó por inercia. Muy seguro trasteó en el interior del astado para no encontrar nada. Sin estar el toro fijo en la muleta le propinó una caída y efectiva estocada.

El peor lote se lo llevó Perera, administrador de una capacidad extraterrestre. No era fácil mantener esa firmeza cuando el quinto, el único que sobrepasó los 500 kilos, le midió al natural, regalándole miradas inquisitorias a la taleguilla. Quizá le molestó la protesta del público a esa misma intención en su primero, un toro que se mantuvo siempre a la defensiva, y alargó el trasteo para propinar doble ración de terrenos imposibles: sin sitio encadenó tres pases de pecho y los circulares le terminaron de ceñir el fajín. Ese toro tuvo siempre una tendencia extraña a cambiar el viaje en el último momento, algo que casi le cuesta un disgusto aJoselito Gutierrez saliendo de un par de banderillas. No le importó al monstruo extremeño esta condición deslavazada e impartió su lección desbordando los límites de la razón. La estocada cayó trasera.

FICHA DEL FESTEJO

Olivenza, 7 de marzo de 2015. No hay billetes.

Cinco toros de Garcigrande y uno deDomingo Hernández de correcta presentación y juego desigual, siendo el más complicado el quinto y adoleciendo todos los animales de falta de fondo.

Julián López ‘El Juli’, de verde oliva y oro: Oreja y saludos en el tercio

Miguel Ángel Perera, de ciruelay oro:Ovación y oreja.Alejadro Talavante, de gris y oro: Dos orejas y dos orejas.


FOTOS: Alfonso Plano

Comentarios