TORO POR TORO

La falta de fondo puede con Torrestrella

Siga aquí en directo y online el comportamiento de todos los toros de Torrestrella de la tarde en cada tercio de la lidia
lunes, 20 de abril de 2015 · 17:20

1º Número 95. Nochebuena. Negro bragao. 558 kilos. (04/2011)

Buenas fueron la hechura y el remate del primero, si bien un punto alto en la cruz. Musculado en la caja, acodado de pitones y de prominente morrillo tras la cara sevillana pero astifino.

A media altura se fue el animal tras el capote, embistiendo en línea recta y como loco por salir suelto, haciendo gala del goterón de Núñez que tiene su sangre. Humilló en el penco sólo para coger al caballo bajo los pechos y campanearlo con un pitón. Perdió las manos tras el primer puyazo y templó su comportamiento en el quite de Ferrera sin incrementar la humillación. Arríba le echó la cara al piquero el el segundo encuentro, como queriendo quitarse el palo.

De largo se arrancó el animal en banderillas sin tener que provocarlo, con alegría y galope, pero también cortando un punto los viajes y con la cara natural en los embroques. A menos terminó yendo en el galope.

 

Le cuesta al animal desplazarse con boyantía y acusa lo despegado del suelo para mantener esa media humillación deslucida. Sin embargo, sigue el trapo cuando éste no exige y deja un pequeño tornillazo soltando la cara en los finales. Muy corto y muy por dentro se vino por el pitón izquierdo. Le faltó entrega y empleo en las telas y ni siquiera tuvo la transmisión para plantearle la pelea. Lo entendió bien Ferrera, que le planteó una lidida veterana y con mucho oficio.

 

2º Número 34. Chaquetilla. Melocotón. 537 kilos. (09/2010)

Espectacular de capa el segundo, un melocotón corto de manos, largo de cuello, astracanado en el morrillo, abrochado en las puntas y bondadoso en la expresión.

Echó las manos por delante el segundo en las verónicas de Fandiño, pero le colocó la cara en los vuelos del capote e hizo por seguirlo siempre hasta el final, humillando los embroques. Cantó muy justa la fuerza tras el primer encuentro con el picador. También en el quite por chicuelinas de Pepe Moral.

No fueron un dechado de virtudes los encuentros en banderillas, siempre con la cara natural, pero sí tuvo buen son en los galopes. En la brega, muy corto el viaje y rebrincados los finales.

En la muleta fue muy a menos desde el inicio, protestando desde el principio los cites y rebrincando los finales hasta terminar remiso a arrancarse siquiera.

 

3º Número 49. Cortado. Negro. 525 kilos. (12/2010)

Más bajo era el tercero, corto de manos, fino de cabos, recogido de caja y serio de expresión. Largo el cuello y ligeramente tocado arriba de pitones en la sien estrecha. Muy sevillano.

Tuvo movilidad y entrega el animal en el capote de Pepe Moral, y humilló con mucha transmisión en el saludo hasta los medios. Muy medido el castigo en varas, señalando los puyazos sin apretar mucho.

Galopó en banderillas y humilló en los embroques en la brega, pero se dolió con profusión en banderillas y terminó rebrincado el tercio.

En la muleta tuvo boyantía el animal y galopó de largo en el inicio, bien planteado en los cambiados de Pepe Moral. Luego le humilló los embroques, cada vez menos, y le siguió el trapo hasta donde lo llevó el torero, si bien fue tardeando más con el paso de los minutos y los pases. Muy interesante el toro.

 

4º Número 2. Piadoso. Jabonero. 532 kilos. (11/2010)

Muy buena hechura lucía el jabonero sucio que hizo cuarto, rematado en el conjunto pero reunido en las formas, estrecho en las sienes, suelto de carnes y musculado en la caja.

Fue espectacular la arrancada del animal en el primer puyazo, metiendo la cara abajo en el caballo de Mario Herrero y levantando la penca del rabo en señal de empleo. 

Movilidad tuvo en el tercio de banderillas, y un punto de emoción que rayó la brusquedad en los embroques con el propio Ferrera, encargado de banderillear.

Sin embargo se le fue a menos la boyantía al animal y midió el albero a nada que se incrementó la exigencia. Noble fue la embestida del de Torrestrella, pero le faltó emoción para que rompiese la faena. Pasador el toro en la franela, obediente a los toques y hasta bobalicón en el empleo, pero sin chispa ni gracia.

 

5º Número 3. Lector. Sardo. 560 kilos. (10/2010)

Muy hondo era el quinto, muy en el tipo de la casa, con kilos, cuello y la cara colocada, cornidelantero y ofensivo el animal, pero bien hecho y armónico en las hechuras.

Tuvo el animal movilidad en el capote de Fandiño y transmisión en las arrancadas a las que le ganó el paso Iván, con humillación y la cara sujeta, al contrario que sus hermanos. Pero fue muy vulgarona su pelea en varas, aunque se arrancase con alegría al penco.

Galopó con buen son el toro en banderillas, colocando la cara por abajo en los embroques y haciendo albergar cierta esperanza en su comportamiento.

Y tuvo el animal muy buena intención en la muleta, con empleo, humillación y la voluntad de seguir las telas, pero su escaso fondo y su poco poder en la condición física lo convirtió en un toro deslucido.

 

6º Número 41. Barbalimpia. Jabonero. 511 kilos. (11/2010)

Devuelto por su manifiesta flojedad en el primer tercio.

 

6º bis Número 94. Remendo. Burraco. 564 kilos. (02/2011)

Menos armonía en las hechuras tenía el sobrero, muy grandón en la caja, fino en los cabos, degollado en la papada y de lomo recto.

Tuvo en animal cierto son en las verónicas del saludo de Pepe Moral, pero también cantó el fondo muy justo en la pelea en varas y perdiendo las manos en el quite de Ferrera.

Cansino y sin poder fue el trote del toro en banderillas, donde tendió a defenderse el animal en trapos y palos.

Este sí tuvo clase y tuvo entrega en la muleta, aunque fuera precisamente esa entrega la que le impidiese mostrar más emoción y más movilidad. Fue caminando su embestida, y le trazó con profundidad el sevillano, pero no llegó a transmistir en toda su dimensión.

 

Galería de fotos

Comentarios