SAN SEBASTIÁN

Hermoso, clásico; Juli, enrazado; Perera, valeroso

A oreja por coleta resultó la tarde en Illumbe ante un soso lote de Fermín Bohórquez y un toro encastado, el segundo, de Garcigrande
viernes, 14 de agosto de 2015 · 17:55

Dos toros de Fermín Bohórquez para rejones y cuatro de Garcigrande eran los que saltaban, a partir de las seis en punto de la tarde, a la arena de Illumbe para una terna mixta muy del gusto donostiarra. Abría plaza el rejoneador de la Casa Chopera, Pablo Hermoso de Mendoza, seguido a pie de dos figuras como Julián López "El Juli” y Miguel Ángel Perera.

Silencio escuchó Hermoso ante su primero. Fue una faena con altibajos ante un flojo toro de Bohórquez, que acusó el primer rejón de castigo a lomos de Napoleón, pues le cayó un poco bajo. El toro no obedecía a los troques de Pablo. Lo mejor llegó a lomos de Berlín, con el que colocó dos pares al quiebro. La faena se vino a menos, no estando acertado Pablo en el epílogo clavando. Mató de certero rejonazo antes de ser silenciado.  Se pudo desquitar en el cuarto de la tarde, del que paseó una oreja gracias a la labor que supo conjugar a lomos de Disparate. La hermosina cautivó al respetable donostiarra, que aplaudió la suerte. Posteriormente, con Pirata en el epílogo, puso la guinda el estellés antes de pasear la oreja.

Una oreja paseó Juli de su primero, un toro de Garcigrande encastado que empujó con fijeza en las dos varas y que tuvo movilidad durante toda su lidia. Muy dispuesto salió Julián en el recibo a la verónica, jugando bien los brazos antes de dejar una media en el centro. A pies juntos inició su faena para ir ganando terreno hasta el centro. Tres tandas de derechazos largas y profundas sellaron el compromiso de López y el cariño de Illumbe. Probó al toro a zurdas, pero tenía otro son el toro, embistiendo rebrincado y no siguiendo con fijeza el engaño. Volvió a cambiar a diestras el torero para enlazar dos series más extraordinarias, de mano baja antes de la estocada un punto trasera y tendida y un descabello. Oreja. No pudo redondear su labor ante el desagradecido quinto, que soltaba derrotes y era complicado. 

Saludó una ovación Perera en el tercero, al que consiguió desengañar de su falta de fuerza, metiéndolo en el canasto a base de tesón y exposición. Con verónicas lo recibió, intentando poco después lucirse por chicuelinas intercaladas con tafalleras. Inició su trasteo de rodillas en el tercio, toreando muy templado al toro. Se lo llevó a los medios para torear en redondo. El toro no tenía codicia, siguiendo la muleta soltando bastante la cara. Dos tandas tuvieron gusto de Perera, para conforme se iba apagando el toro, pasarse los pitones muy cerca de la taleguilla. Mató de estocada y escuchó ovación. Una oreja tras aviso cortó del sexto, un toro muy complicado que tenía una embestida incierta que tenía tendencia a cruzarse en la embestida y tirarse hacia el pecho, sobre todo por el izquierdo. A base de sobarlo e imponerse, Miguel Ángel consiguió cuajar en los medios, con un toreo de poder, su embestirá. Remató su faena entre los pitones, con el toro pegando derrotes y rozándole a Miguel Ángel los muslos. Mató de estocada fulminante y paseó la oreja.

 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Illumbe. Segunda de Feria. Corrida de toros.

Dos toros de Fermín Bohórquez para rejones y cuatro de Garcigrande.

Pablo Hermoso de Mendoza, silencio y oreja. 

Julián López "El Juli”, oreja y silencio. 

Miguel Ángel Perera, ovación y oreja tras aviso. 

FOTOGALERÍA: JUAN LUIS LÓPEZ

Comentarios