VALENCIA

El temple de Perera y la elegancia de David Mora pasean oreja; Simón pincha el premio

Una corrida de Victoriano del Ríoconposibilidades permite el toreo templado de Miguel Ángel Perera, grandes momentos de un elegante David Mora y el valor de Alberto López Simón
Por 
sábado, 23 de julio de 2016 · 17:40

JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO 

Miguel Ángel Perera, David Mora y Alberto López Simón hacían a las siete y media en punto de la tarde el paseíllo hoy en el coso de la calle de Xátiva para la tercera de la Feria de Julio. En el cartel se anunciaba el hierro de Victoriano del Río.

"Cantaor” de Victoriano del Río llevaba por nombre el abreplaza, un animal con bella hechura que lucía 533 kilos de peso. A pies juntos a la verónica lo recibió, destacando una media de manos bajas y buen gusto. Al relance le vino al caballo de Francisco Doblado en el primer puyazo entrando en el segundo para que sólo lo marcase el piquero. Por tafalleras, dos chicuelinas y una nueva media de mucho gusto quitó Miguel Ángel. Se desmonteró tras sus pares Javier Ambel, brindando Perera al público. Inició faena cambiándose al animal por la espalda. Buena fue la primera tanda a diestras, aprovechando el tranco de un toro con motor y recorrido de Victoriano. Se impuso al viento amenazante en los medios para ponerse también con la izquierda, llevando largo el viaje del animal y rematando cada serie con uno de pecho marca de su concepto. Por ese lado prosiguió, llevando también larguísimo a un animal a menos, que se paraba entre muletazos. Supo aprovechar Perera en el epílogo muleteril el buen tranco del animal, exprimiéndolo por circulares. Espada en mano, el torero de Puebla del Prior dejó una estocada un punto desprendida que fue efectiva. Oreja. 

La pierna hacia adelante le echó David Mora al segundo, de nombre "Dalia”, que lucía 533 kilos de romana. Bellas verónicas de inicio fueron las que le recetó el torero madrileño. Quitó López Simón por chicuelinas, desmonterándose los miembros de su cuadrilla tras el tercio de banderillas. Brindó a Adrián, el niño con cáncer que ha enamorado a todos los aficionados de Valencia. Tras el brindis, comenzó a torear erguido y muy de verdad al hilo de tablas para enlazar dos tandas de derechazos de muchísimo gusto y personalidad. También al natural y con los sones de "La Concha Flamenca” llegaron momentos importantes de Mora, pero cantó pronto la gallina y se rajó a tablas el de Victoriano del Río, que fue bueno hasta este ecuador de la faena. Con mucho cariño trató el público a Mora ante la condición del animal, porfiando David entre las rayas del tercio al natural. Pinchó en el primer encuentro y dejó una estocada a la segunda.

Salió con chispa mansurrona el tercero, más chico que sus hermanos, con el que no anduvo lucido capote en mano López Simón. Le pegó el primer puyazo Tito Sandoval, que guardaba la puerta, siendo protestado el animal tras las varas. A Adrián brindó su labor, intentando comenzar faena muy en su estilo, a pies juntos al hilo de tablas. Le echó la cara arriba en dos de los muletazos en los que permaneció hierático, aquerenciándose el animal tanto en el inicio como en la primera tanda del torero, a diestras, aguantándole los tornillazos y derrotes al de Victoriano. Chispa tuvo el toro, aprovechada por el buen momento de Simón. Con un pase de las flores y un molinete inició la siguiente tanda a diestras, para venirse arriba el torero ante un toro con chispa transmisora que a la que le imprimió carácter el madrileño muleta en mano. Sujetó a un animal que quería tablas en todo momento, prosiguiendo la ligazón a diestras, debiendo ganarle pasos al toro en ocasiones para conseguir que no huyese. Largo fue el trasteo, en el que el motor sin clase del animal aguantó hasta el final. Espada en mano, dejó dos pinchazos y una entera de la que no tardó en caer. Ovación tras aviso. 

No se entendieron el cuarto y Miguel Ángel Perera a la verónica, derribando el toro a Francisco Doblado en el primer encuentro con el hierro. Se lucieron en el tercio de banderillas Curro Javier y Guillermo Barbero, desmonterándose tras tres buenos pares. Brindó a Adrián su labor Miguel Ángel, yéndose pronto a los medios para iniciarle faena al de Victoriano. Más parado en los naturales que le planteó el extremeño, sacándoselos poco después de uno en uno. Porfió por el mismo palo en los finales para matar de pinchazo y estocada baja.

 

Una pintura era el sardo cuarto, un toro con plaza al que dejó media docena de encajadas verónicas David Mora, dos chicuelinas y una airosa revolera de remate. Lo cuidó en el caballo de Israel de Pedro. Por chicuelinas de manos bajas fue el quite de David al animal, gustándose muchísimo en el trazo, rematado por tres toreras medias y una airosa revolera. Bravito fue en el capote de Ángel Otero, mostrándose dificultoso en el tercio de banderillas. Al público brindó David Mora, iniciando faena con muchísima torería al hilo de tablas, destacando dos trincherazos y una trincherilla de final de tanda que metieron al público en su labor. Por el derecho en el centro del anillo prosiguió el trasteo, iniciando tanda con molinete e hilando cinco derechazos muy en su concepto. Por el mismo lado también se arrancó de lejos el toro, dejando un cambio de mano con gran estética. De uno en uno se los sacó por la zurda, volviendo de nuevo al derecho con un toro venido ya a menos. Remató por ese lado labor David, con el toro ya en tablas, dejando un circular de calado en el tendido. De estoconazo reventó al toro, que cayó segundos más tarde. Oreja.

Con cara más seria era el sexto, un toro altón al que recibió de forma pulcra por verónicas a pies juntos. Emocionante fue el tercio de varas protagonizado por Tito Sandoval, haciendo hilo y derribando a Vicente Osuna a la salida del primer puyazo. Bien anduvieron palos en mano Domingo Siro y Jesús Arruga. Al público brindó en el centro del anillo su labor, iniciando labor por estatuarios entre las rayas del tercio, destacando el pase del desprecio de remate de prólogo. Buena fue la segunda tanda, con el torero erguido y llevando abajo el morrillo del astado, que iba a más por momentos. Más acelerado lo llevó en la siguiente serie, toreando vertical en uno de sus muletazos. Prosiguió porfiando por esa mano, intentando sonsacar su embestida a menos por ese lado. De uno en uno se los dio por el izquierdo entre las rayas del tercio, acabando su faena por circulares en un soberbio arrimón. De rodillas se hincó en el epílogo, conectando con el tendido. Espada en mano, el de Barajas dejó un metisaca bajísimo y feo, del que cayó el animal. Ovación.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valencia. Tercera de la Feria de Julio. Corrida de toros. Algo más de media plaza. 

 

Seis toros de Victoriano del Río, de transmisión y motor el buen primero, bueno hasta que se rajó el segundo, de chispa mansurrona el tercero, aplomado el cuarto, encastado y bravucón el rajadito quinto, bravo el buen sexto.

 

Miguel Ángel Perera, oreja y ovación. 

David Mora, ovación y oreja. 

Alberto López Simón, ovación tras aviso y ovación. 

Comentarios