DAX (FRANCIA)

Y ahora, ¿qué?

Joaquín Galdós salió a hombros de su compromiso, cuajando al buen sexto de Cuvillo y paseando una oreja de su primero; un trofeo del abreplaza se llevó Curro Díaz y de puntillas pasó Manzanares
viernes, 12 de agosto de 2016 · 17:37

Arrancaba esta tarde una de las Ferias con mayor relevancia de la temporada francesa: la de Dax. Hacían el paseíllo en la primera del serial el jiennense Curro Díaz, el alicantino José María Manzanares y el jovencísimo peruano Joaquín Galdós. Lo hacían frente a un encierro de Núñez del Cuvillo.

Poco a poco fue entendiendo Curro Díaz el tranco del primero de Núñez del Cuvillo, un toro que en los primeros tercios parecía distraído de toda lidia pero que luego acometió con cierta humillación a la muleta del torero de Linares. Momentos buenos por ambas manos dejó que calaron en el público, sobre todo cuando le planteó faena por bajo. Tras la estocada paseó un apéndice para abrir tarde. No tuvo fuerza alguna el segundo del lote de Curro Díaz, un toro de Cuvillo al que la flojedad tapó las virtudes que sonsacó por momentos aislados en la muleta del torero jiennense. Finalmente fue ovacionado Díaz.

Silenciado resultó frente al segundo de Cuvillo José María Manzanares. Fue un animal que se descordó de salida y arrastró el problema durante toda la lidia. Inválido en la muleta del torero alicantino, tan sólo dejó detalles ante el tranco noble pero todavía descordado del toro de Cuvillo. Resultó silenciado el torero tras matar con dignidad. Fue también silenciado en el quinto de la tarde, un toro al que dejó detalles por ambas manos sin que terminase de rematar su labor. No acertó con la espada.

Una oreja del tercero de la tarde se llevó al esportón Joaquín Galdós en su tercera corrida como matador de toros tras su alternativa en Istres y su presencia en La Adrada el pasado fin de semana. Lo mejor de su actuación fue, sin duda, la estocada, porque en faena se debió imponer con cabeza a un animal al que había que plantearle muy bien las cosas. Lo hizo a media altura, sujetándolo a diestras para lograr muletazos con calado en el tendido galo. Paseó el apéndice tras el puñetazo final. Un gran toro fue el sexto, aprovechado el de Cuvillo por el peruano para cortarle una oreja con fuerte petición de la segunda, aduana para salir en hombros. Hubo momentos con muchísimo gusto en su labor, especialmente los finales de tanda por bajo. Una estocada puso en sus manos con fuerza el trofeo.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Dax, Francia. Primera de Feria. Corrida de toros. Lleno. 

Seis toros de Núñez del Cuvillo.

Curro Díaz, oreja y ovación. 

José María Manzanares, silencio y silencio. 

Joaquín Galdós, oreja y oreja. 

13
2

Comentarios