ZARAGOZA

Ferrera mece el toreo y Serranito se reivindica al natural

El palco fue el protagonista al saltarse el reglamento en el cuarto, no otorgando el premio a Ferrera con mayoritaria petición; Serranito, gran toreo sin premios y temple de Perera en su primero.
jueves, 11 de octubre de 2018 · 15:20

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: EMILIO MÉNDEZ

Una corrida de Adolfo Martín se lidiaba esta tarde en la plaza de toros de Zaragoza. El cartel lo componían Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y Serranito.

“Comadrón” llevaba por nombre el primero de la tarde, un animal al que tanteó Ferrera sin lucir por ambas manos. Lucía dos velas en lo alto el de Adolfo y fue aplaudido fuertemente por la plaza por ello, luciéndose la cuadrilla en banderillas. Y logró robarle muletazos de muchísimo mérito el extremeño a un toro realmente incierto, que parecía que tenía falta de fuerza pero que comenzó a defenderse y luego a rajarse. Muletazos de enjundia, de mano baja, de tragarle, de cruzarse y de exponer. Lentísimo se tiró a matar, logrando una oreja.

Más bajo que su hermano anterior fue el segundo, otro Adolfo al que Perera cuajó de capote y le bajó muchísimo la mano también en el remate, algo que la plaza captó desde el principio. Extraordinario fue el tercio de banderillas de una cuadrilla que tuvo que saludar. En cuanto a la faena de muleta se refiere, y tras un brindis personal, con dulzura se llevó al toro hasta los medios para ir sonsacándole largos naturales que tuvieron calado en el tendido. Fue un toro con humillación pero al que le faltaba repetir. Mató y la plaza se tornó de parte del toro en el arrastre, silenciando al torero.

Garbo impuso a la verónica en el saludo capotero del tercero de la corrida, un toro al que Serranito le sopló bellas verónicas rematadas de una buena media. Logró meter perfectamente en la canasta al toro en unos primeros compases de la faena de sobar al animal y en un ecuador en el que se colocó muy bien, consiguió una tanda de naturales de muchísimo mérito. Ausencia de toques fuertes, viaje largo en los trazos de Serranito y exposición en la cara del toro de Adolfo. A partir de ahí, se desinfló un toro al que mató de estocada baja y no se pidió la oreja. Ovación al toro en el arrastre y al torero en el tercio.

Torerísimo fue el saludo por cordobinas a pies juntos de Antonio Ferrera al cuarto de la corrida, un animal que empujó fortísimo en el peto y al que toreramente de nuevo sacó el extremeño del jaco. Bellos y airosos detalles capoteros a la antigua usanza de Ferrera, bien captados por el tendido. Tuvo paciencia, pulso y mucho valor para ayudar a embestir al animal de Adolfo y lograr muletazos de mérito a sones de “Los Dos Adolfos”. Por el lado izquierdo logró bajarle la mano con mérito al animal, rematando su labor de una estocada un punto caída. El palco decidió no otorgar el premio a Ferrera a pesar de la petición unánime de la plaza.

Colocación, ajuste en las distancias y trazo limpio dejó Miguel Ángel Perera ante otro complicado quinto, un animal que no se lo puso fácil, que se descolocaba a mitad de cada muletazo, que soseaba a la salida de la suerte y que no tenía celo. Muy complicado.  

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de La Misericordia, Zaragoza. Séptima de la feria del Pilar. Corrida de toros. 

Toros de Adolfo Martín

Antonio Ferrera, oreja y vuelta tras petición. 

Miguel Ángel Perera, silencio y silencio. 

Serranito, ovación y palmas. 

INCIDENCIAS- Tras el paseíllo, se guardó un minuto de silencio por las víctimas de las inundaciones de Mallorca.

8
2

Comentarios