MADRID

Descomunal Urdiales

La tarde que toda una vida llevaba esperando llegó este 7 de octubre: tres orejas al esfuerzo, al camino de espinas, al toreo eterno en sus dos toros y al hacer crujir a una plaza entregada.
domingo, 7 de octubre de 2018 · 00:00

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ-OLMEDO

La tarde que toda una vida llevaba esperando llegó este 7 de octubre: tres orejas al esfuerzo, al camino de espinas, al toreo eterno en sus dos toros y al hacer crujir a una plaza entregada. Y protagonizó Urdiales la tarde del toreo despacioso que quedará grabada en el alma del aficionado. Octavio Chacón también paseó una oreja tras bailar con la más fea. 

“Retama”, número 103, nacido en octubre de 2013 y con 518 kilos era el primero de la tarde, animal bajo primero también del lote de Diego Urdiales. Mucho sabor tuvo el saludo a la verónica de Diego Urdiales ante un toro con sus dos puntas astifinas. Tras la doble vara de Manuel Burgos, expuso en el quite Octavio Chacón por chicuelinas, llegando ya a la afición de Madrid. El viento fue el principal problema que se encontró el riojano al hacerle frente al enemigo, cambiándose a los terrenos del 5 y el 6. Profundidad, exposición y gusto puso en una de las últimas series por el izquierdo, ya solventado el problema del viento, sacándose los posteriormente de uno en uno por la mano derecha. Toro que ha exigido gracias a su encastada movilidad y con el que se fajó Urdiales también en el epílogo muleteril, dejando soberbios muletazos por abajo cuando sonaba un aviso. Colocación perfecta del torero en la faena y estoconazo en lo alto. Oreja tras dos avisos.

Reacciones de querer huir de las suertes hacía el segundo del festejo, un animal al que le echó el capote de forma suavísima y magistralmente lidiadora Octavio Chacón para acercarlo al caballo. Salía huyendo de la suerte de varas. Calma le puso el gaditano al resto de la lidia con un toro cortando a los de plata, y en sus manos parecía otro animal el de Fuente Ymbro. Torería mostró en los muletazos rodilla en tierra y le rasgó la taleguilla al final del prólogo un animal zorrón y con sentido. A pesar de que le propinó otra fortísima voltereta, el diestro de Prado del Rey se mantuvo firmísimo ante las adversidades y con serenidad torera le dio muerte al toro arriba. Oreja de ley.

“Laminado”, negro listón, número 184, con un peso de 583 kilos fue el tercero de la corrida, primero del lote de David Mora, al que el torero toledano dejó un ramillete veroniquil de pleno sabor y conexión con el tendido. Descolgó y le metió la cara abajo al capote de Mora. Después de saludar su cuadrilla en banderillas, dejó también momentos de conexión entre las rayas del tercio por el problema del viento, especialmente varios muletazos por abajo que llegaron con fuerza a Madrid. Ya más de lejos, le planteó el toreo a diestras desde el centro del ruedo, pero ya a partir de ese momento no llegó la labor de Mora a una cierta parte de la plaza que comenzó a pitar la labor del torero mientras estaba delante del animal. Además, la fea estocada final hizo el resto para que llegase la bronca y los aplausos al toro en el arrastre.

“Hurón”, número 120, negro listón, más alto que sus hermanos anteriores era el cuarto, segundo del lote de Diego Urdiales. Y tras el brindis al respetable, ralentizó la embestida y crujó de toreo esta plaza a base de naturales de muchísimo sabor, de gran empaque, de eterna torería, de bellísimo trazo y de muy despaciosa labor. Sensacional faena del riojano. Emocionantísimo fue el final de faena, en el que el arnedano se explayó. Gran toro por empuje, movilidad y humillación en los trastos del matador. Histórico fue el final de faena, en el que dejó trincherillas de plena verdad. Estoconazo y dos orejas.

Una dramática imagen fue la que se vivió durante el tercio de varas del quinto del festejo, un toro que prendió por la zona de la chaquetilla a Octavio Chacón y durante más de diez metros lo llevó colgado, afortunadamente sin consecuencias aparentes. Tras reponerse el torero, prosiguió un tercio de banderillas en el que se lo puso complicadísimo el astado a los de plata. Animal mansurrón, que siempre tendía a irse a terrenos de tablas. No tuvo opciones el torero, que sacó agallas para imponerse a un animal suelto y que no quería pelea. Ovacionado.

El sexto titular de Fuente Ymbro se partió la pata izquierda, por lo que fue sustituido en el tercio de banderillas por un sobrero de El Tajo, propiedad de Joselito. “Floristero”, con un peso de 536 kilos, serio de estampa era el sobrero. El toro fue a menos y la faena no llegó a conectar con el tendido, siendo finalmente silenciado.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Última de la feria de Otoño. Corrida de toros. Tres cuartos de entrada. 

Toros de Fuente Ymbro. Obediente y con calidad el primero. Manso, reponedor y remontón el castaño segundo; bravo, boyante y con calidad y transmisión el gran tercero, ovacionado. Exigente y bravo el entregado cuarto. 

Diego Urdiales, oreja tras dos avisos y dos orejas. 

Octavio Chacón, oreja y ovación. 

David Mora, bronca y silencio. 

 

16
2

Comentarios