MADRID

El toreo caro de Robleño y los naturales de Bolívar con la de Escolar

A las siete en punto arrancaba el paseíllo con Rafael Rubio 'Rafaelillo', Fernando Robleño y Luis Bolívar, en una variada corrida cárdena con la que madrileño y colombiano llegaron más arriba.
martes, 05 de junio de 2018 · 16:07

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ-OLMEDO

La corrida de José Escolar llegaba, en la tarde de este martes, a la plaza de toros de Las Ventas dentro de la 29ª de la Feria de San Isidro. A las siete en punto arrancaba el paseíllo con Rafael Rubio "Rafaelillo", Fernando Robleño y Luis Bolívar. 

508 kilos tenía el abreplaza, un animal muy en santacoloma al que Rafaelillo saludó con un largo ramillete de verónicas en las que el astado le humilló. Juan José Esquivel, de grana y azabache, fue el encargado del tercio de varas del animal, agarrándolo bien en la primera vara con un astado arrancándosele presto a la cabalgadura. Picado desde metro y medio antes trajo en la segunda vara Esquivel al cárdeno, que le humilló de nuevo en el peto. Por verónicas fue el quite de Fernando Robleño. José Mora, de obispo y plata, lidió al toro, que no fue nada fácil porque fue desarrollando sentido a lo largo que avanzaban los minutos.Alegre se le arrancó a Álvaro Oliver en primer lugar, vistiendo de nazareno y azabache. Pascual Mellinas le siguió en suerte, dejando un solo palo ya que le cortó el de Escolar. Oliver, en el tercer par, cerró tercio dejando de nuevo un solo palo. Poderoso fue el inicio de faena de Rafaelillo, que le pudo al de Escolar en un prólogo dominador de la faena. Se revolvía pronto el toro, prácticamente en el segundo muletazo, por lo que tuvo que andar presto el murciano. En una de las paradas, el toro quiso hacer por el matador, desarmándole incluso. A menos su condición, que fue siempre reservona, optó Rubio por llevarlo por bajo y provocarle en el pitón contrario la embestida. Espada en mano, Rafaelillo también lo pasó mal con un toro que no se lo puso fácil en la suerte suprema.

Con las manos por delante y soltando la cara fue el segundo al capote de Fernando Robleño, hincando los pitones en la arena. Victoriano García “El Legionario”, de corinto y oro, le pegó el primer puyazo, dejándose pegar el animal. Dormido se quedó en el peto en la segunda vara. Jesús Romero, de turquesa y azabache, lidió al cárdeno. César del Puerto, de marino y plata, se trastabilló tras la salida del primer par de banderillas, afortunadamente sin consecuencias. Le esperó a Juan Cantora el toro, colocando con efectividad el par en su turno. De nuevo César del Puerto, cortándole de nuevo al torero. Y le sonsacó naturales de muchísima cadencia y despaciosidad el madrileño, logrando momentos llenos de poso y de disfrute. Animal para estar a gusto, para torear despacio, como así hizo Robleño, que le bajó la mano y dejó muletazos caros. Contraria y delantera cayó la espada, requiriendo de doble golpe de verduguillo.

No fue fácil de salida el tercero, un animal que le hizo gestos feos a Bolívar. Ismael Alcón, de negro y oro, llevó a cabo el tercio de varas, moviendo bien el caballo provocando la embestida del astado. Lo intentó dejar de lejos también en la segunda vara. Miguel Martín, de corinto y plata, lidió al toro. Gustavo Adolfo García “El Jeringa”, de grana y azabache, dejó un primer buen par. Fernando Sánchez, de gris plomo y plata, anduvo con máxima personalidad como acostumbra. De embestida con movilidad pero sosa y sin decir nada fue la condición del de Escolar, con el que Bolívar poco pudo sacar en claro. Mató efectivo y fue silenciado.

540 kilos pesaba el cuarto, al que de forma torera le anduvo hacia atrás Rafaelillo para dejarlo en los mismos medios. Agustín Collado dejó una primera vara en la que el astado le empujó al peto, midiendo al cárdeno en la segunda. Bien le ganó la cara Pascual Mellinas, clavando también efectivo José Mora ante los capotazos exclusivamente justos de Álvaro Oliver. A pesar de que le asestó suavidad Rubio, el toro reponía en todo momento y no le dejaba estar a gusto en su frente. En el segundo encuentro entró la espada de baja colocación. Silencio. 

De 577 kilos era el quinto, el más pesador de la corrida, animal al que saludó doblando la rodilla Fernando Robleño a la verónica. Muy torero el saludo. Francisco Javier González, de grana y ro, picó a un animal que le empujó en la primera vara. César del Puerto lidió a un toro que se le vino encima a Jesús Romero, dejando un par de máxima exposición ante el animal, al igual que en resto de pares repitió el cárdeno. Reservón, con miradas amenazantes contra el torero estaba el de Escolar, con el que hizo un esfuerzo Robleño. Se cruzó en todo momento el matador, matando de estocada contraria delantera y descabello al toro.

Con profundidad capotera toreó Luis Bolívar al “Chupetero” sexto a la verónica, animal al que picó Félix Miajadas, no acertando a clavar el palo. Toreramente dejó en el segundo puyazo Bolívar, tampoco acertando Miajadas. Gustavo Adolfo García lidió al toro, pareando Miguel Martín en un meritorio primer par en todo lo alto, brillando también Fernando Sánchez en un torerísimo segundo encuentro y un cierre excelente de Martín, saludando tras su actuación. Toro bueno que aprovechó Bolívar al natural, por donde dejó los mejores compases del trasteo. Le pudo Bolívar y dejó una sensacional estocada de la que salió prendido, tardando en caer el de Escolar y esfumándose por ello la posibilidad de premio.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. 29ª de la Feria de San Isidro. Corrida de toros. 15.522 entradas vendidas.

Seis toros de José Escolar. 

Rafael Rubio "Rafaelillo", silencio y silencio. 

Fernando Robleño, ovación tras aviso y silencio. 

Luis Bolívar, silencio y ovación tras dos avisos. 

10
1

Comentarios