PLAZA MÉXICO

Calita llama a las puertas de Europa y Fabián Barba cae herido

Ante una mala entrada en la Monumental Plaza México, en tarde de agradable clima, la décima corrida del serial mayor tuvo como triunfador a Ernesto Javier “Calita”, que alza la mano.
lunes, 7 de enero de 2019 · 07:20

Adiel Armando Bolio

Ante una mala entrada en la Monumental Plaza México, en tarde de agradable clima, la décima corrida del serial mayor tuvo como triunfador a Ernesto Javier “Calita” que alza la mano en una importante actuación tras cortar dos orejas, una de ellas a un octavo de regalo. Su alternante, Fabián Barba, obtuvo un apéndice, pero en un séptimo de obsequio sufrió dos cornadas, de 35 y 15 centímetros en un glúteo y en el escroto. El tercero en el cartel, Diego Sánchez, se fue de vacío.

Se lidiaron siete toros de la dehesa tlaxcalteca de Rancho Seco, uno de ellos como octavo de obsequio, de los que se esperaba más. Sólo sobresalió el toro que abrió plaza y que el segundo fuera regular. Y un séptimo de regalo, de Monte Caldera, que se lesionó la cabeza al rematar en un burladero.

Cabe señalar que en el primer astado se desmonteraron los banderilleros Gustavo Campos y Rafael Romero. Y tras la muerte del tercer astado se despidió de los ruedos el reconocido picador de toros Ricardo Morales “El Güero de la Capilla”, quien dio una emotiva vuelta al ruedo, pero deja toda una dinastía de estupendos varilargueros a través de sus hijos César, Omar, Jorge y Erick, además de su nieto César Daniel.

En el toro que abrió plaza, de nombre “Ochentón”, que saltó al callejón, el espada aguascalentense Fabián Barba se dejó ver empeñoso con el capote. Tras el tercio de banderillas se desmonteraron los subalternos Gustavo Campos y Rafael Romero. Con la muleta, Barba inició doblándose para luego realizar una faena cerebral por ambos lados, con temple, aguante y buen trazo, sobre todo por naturales e intercalando detalles muy toreros caminándole al astado. Mató de estocada con mucha entrega y siendo empitonado por la rodilla izquierda, sin consecuencias, para recibir una oreja.

A su segundo, Fabián lo lanceó voluntariosamente. Con la sarga la situación fue complicada para el torero ya que el toro nunca se prestó para el lucimiento, salvo algunos muletazos sueltos gracias al pundonor, el valor y el oficio de Barba hasta pasar otro susto. Terminó aliñando para matar de estocada entera y sufrir un fuerte golpe en el lado derecho del pecho, además de descabellar para escuchar palmas tras un aviso.

Regaló un séptimo, de Monte Caldera, al que Fabián le dio una larga cambiada de rodillas en los medios y en una segunda fue atropellado y corneado en el glúteo izquierdo y en la zona escrotal, por lo que ya no pudo seguir en el ruedo. “Calita” salió a lidiarlo con torerismo tras haberse lesionado la cabeza en un remate a un burladero. Mató de estocada honda y fue aplaudido.

El diestro mexiquense Ernesto Javier “Calita” en el primer astado de su lote, “Epifanío”, nada fácil, empezó con una larga cambiada de rodillas cerrado en tablas y de pie veroniquear a pies juntos con calidad. Su labor muleteril ha sido esencialmente a base de tandas derechistas, con profundidad y estupenda ejecución. Por naturales lo hizo con mucha actitud y valor en tres series de evidente torería y, sobre todo, de muchos arrestos. Torera labor de aliño para cerrar el trasteo y matar de estocada caída, siéndole otorgado un apéndice.

En su segundo, “Calita” jugó bien los brazos en tersos lances a la verónica. Con la franela ha tenido una sólida y valiosa actuación, con ideas muy claras a pesar de la difícil sosería de su antagonista hasta “robarle” meritorios derechazos y por naturales le aguantó con firmeza. Ayudados por alto para abrochar el trasteo. Falló al matar y fue despedido entre aplausos tras dos avisos.

Regaló un octavo astado, de Rancho Seco, al que “Calita” bregó con oficio. Su faena de muleta ha cuajado una faena talentosa, llena de capacidad y torerismo por ambos perfiles. El toro aunque soso, tuvo nobleza y así lo entendió el torero, sobre todo por derechazos. Acabó de estocada y se le concedió una oreja y por respeto a su compañero herido, calita salió a pie después de esta importante actuación.

Al primer ejemplar que le tocó en suerte, el aquicalidense Diego Sánchez lo  bregó con atingencia. Su quehacer de muleta, a un astado que le iba rebrincando, le paró, le aguantó y le largó lances templados, de clara importancia, principalmente por el pitón izquierdo, pero sin complacer del todo al público. Lo intentó por el derecho, con mucha voluntad, sin embargo, el toro no respondió nunca. Finiquitó pronto y bien para tener silencio.

En su segundo, Diego se hizo ovacionar en estupendas verónicas. Con otro ejemplar de pocas opciones, el torero derrochó empeño y deseos por agradar, sobre todo por el lado derecho. No acertó al matar y tuvo silencio tras un aviso.

FICHA TÉCNICA

LUGAR: Ciudad de México, CDMX.

EVENTO: Décima corrida de la Temporada Grande Internacional 2018-2019.

PLAZA: Monumental México. Entrada: Mala en tarde de agradable clima.

TOROS: De Rancho Seco, de los que se esperaba más. Sólo sobresalió el toro que abrió plaza y que el segundo fuera regular. Un séptimo de regalo, de Monte Caldera, que se lesionó la cabeza. Y un octavo de obsequio, de Rancho Seco, soso, pero noble.

CARTEL: Fabián Barba: Una oreja, palmas tras un aviso y cornadas en el glúteo izquierdo y la zona escrotal en el séptimo de regalo. Ernesto Javier “Calita”: Una oreja, palmas tras dos avisos, palmas en el que lidió por Barba y una oreja en el octavo de regalo. Diego Sánchez: Silencio y silencio tras un aviso.

INCIDENCIAS: En el primer astado se desmonteraron los banderilleros Gustavo Campos y Rafael Romero. A la mitad del festejo se despidió de los ruedos el reconocido picador de toros Ricardo Morales “El Güero de la Capilla”.

 

Fotos: Ángel Saínos

 

Comentarios