LIMA (PERÚ)

Donde lo dejó

Roca Rey reapareció donde lo dejó: en la senda del triunfo. Cortó dos orejas del tercero de El Olivar y se alzó como el primer gran nombre del abono en Acho. Deslucidos lotes para Ponce y Finito.
domingo, 3 de noviembre de 2019 · 21:11

TITO VEGA

Seis meses después de su gravísima lesión de Madrid y cuatro meses más tarde de haber hecho su último paseíllo en Pamplona, la revolución de la tauromaquia mundial volvía a enfundarse un traje de torear. Roca Rey hacía el paseíllo en su plaza de Acho, en su Perú natal, con casi lleno y al lado de Finito y Ponce.

El primero de la tarde, de nombre "Forjador" y mulato chorreado, fue un animal gazapón y que se revolvió pronto de salida. Se acostó en varias ocasiones durante la lidia. Por naturales pegaba derrotes constantes y fue difícil por el derecho. Tras dejar momentos aislados al natural, Ponce fue finalmente silenciado Ponce tras matar de estocada caída y dos golpes de descabello. 

Negro era el “Marinero” segundo, un animal incierto de salida. Soberbio Finito en los primeros lances ante un toro que soltaba constantemente la cara. En la primera parte de la faena, aprovechó su buen pitón derecho. Mató finalmente de estocada caída y escuchó palmas.

531 kilos tenía el tercero, un animal que salió con fijeza en el capote. En banderillas tuvo buen son y movilidad, desmonterándose los hombres de plata. Bravo en la muleta, selló un faenón Roca Rey que hizo levantar a Acho de sus asientos. Muletazos hondos y de mucha calidad por ambos lados en un trasteo in crescendo. Remató labor por ajustadísimas bernadinas antes de matar de un soberbio estoconazo y pasear las dos orejas del animal. 

El cuarto, número 87, color negro, con 547 kilos, de La Viña, fue un animal pronto y con mejor humillación que los anteriores. Brindó al respetable el valenciano su labor, protestando el animal en los primeros compases de la faena. Se paró pronto, terminó en tablas y resultó gazapón finalmente. Dos pinchazos –el segundo hondo-, descabello y palmas.

El quinto fue un animal que embistió rebrincando, y que se dio una voltereta que lo mermó en los primeros tercios. Desde ahí anduvo acalambrado de la pata derecha. Finito abrevió y fue silenciado.

El sexto de la tarde, también de La Viña, fue un animal soso y sin transmisión de salida. De buen galope, pero desentendido y con la cara a media altura, no se empleaba en la lidia de banderillas. Brusco y deslucido en la muleta, Roca Rey dejó tres tandas soberbias de naturales. Mucha exposición y poder también por la derecha. Pinchazo, estocada, dos descabellos y ovación. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Acho, Lima, Perú. Tercera de la Feria del Señor de los Milagros –primera de abono- Corrida de toros. Casi lleno. 

Toros de El Olivar y La Viña -cuarto y sexto-.

Enrique Ponce, silencio y palmas. 

Juan Serrano “Finito de Córdoba”, palmas y silencio. 

Roca Rey, dos orejas y ovación. 

INCIDENCIAS: Se desmonteró la cuadrilla de Roca Rey en el tercero. En el sexto, se retiró de los ruedos el picador peruano Rafael López y fue sacado a hombros por los monosabios de la plaza.

Comentarios