VALDEMORILLO (MADRID)

Aleación de emociones

Épica tarde de un Moral que permanece pasaportando dos de sus toros a pesar de ser herido por su primero y triunfo a la entrega de Escribano, que tuvo que matar cuatro toros
Por 
domingo, 10 de febrero de 2019 · 17:07

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ CABALLERO / FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ-OLMEDO

Cartelazo de lujo para el cierre de la Feria de San Blas y la Candelaria de Valdermorillo. Una corrida de Miura para el 'mano a mano' de especialistas entre Manuel Escribano y Pepe Moral, para la tercera de abono. 

1º Escribano, todo entrega ante el corto y peligroso viaje del serio primero de Miura.

De 602 kilos era el ‘Lunares’ abreplaza, largo como él sólo y con sus dos puntas al cielo. A la verónica fue el amplio saludo de Manuel Escribano al ejemplar, un toro que ya se empezó a quedar cortísimo en las telas del de Gerena. Por chicuelinas fue el quite de Manuel ante un toro cada vez con menos recorrido, que en banderillas quiso ponerle los amplios pitones en el pecho y que en el cambiado por la espalda tras el brindis ya volvió a dejar evidencias de su corto recorrido. Tuvo que tirar de él Escribano en la primera serie a diestras, pero fue una faena de más entrega que lucimiento por la peligrosidad del animal. Alargó faena, sonó un aviso antes de dejar una estocada y fue ovacionado.

2º Vergüenza torera de Pepe Moral, que acaba la lidia del segundo a pesar de estar herido.

De 593 kilos era el segundo de la tarde, al que Pepe Moral saludó con una larga de rodillas y luego le propinó un fortísimo golpe en la zona de la rodilla. Visiblemente afectado y casi sin poder andar, decidió seguir la lidia el sevillano e incluso realizar un quite por chicuelinas al paso. Fuerte fue el puyazo que recibió un toro que no se dejó banderillear con facilidad. Al público fue el brindis y en la primera serie por la diestra tenía la cara altísima el de Miura, aguantando con la misma condición en la segunda serie por el mismo lado. Desentendido de los toques del palaciego, tiró de amor propio, de entrega y de máxima responsabilidad el matador para intentar llegar arriba a pesar de lo que llevaba encima. 

3º Oreja a la raza de Escribano que le puede al manso tercero.

Más bajo y agalgado era el tercero, cárdeno claro, com 540 kilos de peso y al que saludó Escribano com una larga cambiada de rodillas y varias verónicas de buen trazo. Fiesta le dio en banderillas a un toro que respondió con alegría en su tranco. Pasador sin más en la faena de muleta, midiendo al que tenía delante en los últimos compases conforme la inteligencia del animal fue creciendo. Pero conectó Escribano a diestras hasta que se le rajó el astado. En terrenos de tablas aprovechó el torero la inercia del animal hasta conseguir encelarlo en algunos muletazos por la diestra de mano baja. Espada en mano, dejó una estocada entera que le valió. Oreja tras aviso. 

4º Ovación tras dos avisos para Moral que pasaporta con dignidad al complicado cuarto.

Infiltrado salió a matar su segundo toro Pepe Moral, un animal castaño al que le dejó una buena serie de verónicas. Dos varas aplaudidas por el respetable se llevó el animal. Al público de nuevo fue el brindis. Con épica siguió frente al toro el matador, a pesar de estar totalmente magullado por las heridas y en una actitud de responsabilidad. Toro que no se lo puso fácil y con el que anduvo torero a pesar de la situación. Lo pasaportó con dignidad al duro animal. Mató de media estocada, entera defectuosa y varios pinchazos, no acertando con el descabello. Ovación tras dos avisos camino de la enfermería.

5º Oreja tras aviso del quinto para Escribano que le confiere la salida a hombros.

Al portón de los sustos de fue Manuel Escribano a saludar al último de su lote, un toro que se quedó cortisimo en la larga cambiada que le ofreció el torero. Le hizo hilo hasta las mismas tablas en un momento de máximo apuro. Luego se llevó dos buenas varas con la plaza aplaudiendo con fuerza al picador. De nuevo se explayó Escribano en banderillas ante un animal que le puso en serios apuros en el momento del embroque de los que salió airoso el de Gerena. Paulatinamente se lo llevó a los medios del coso y ya en la primera serie en redondo le hizo un extraño peligroso el animal. Sincero arrimón el que hizo el torero con un animal que no le regaló nada y al que mató a la primera. Oreja tras aviso. 

6º Escribano pasaporta al barrabás sexto. 

De 570 kilos era el cierraplaza y el que cerraba la feria. Manuel Escribano lo pasaportó y lo saludó con una larga cambiada al hilo de tablas y varias verónicas de buen trazo. Una vara se llevó un animal al que entró al quite el sobresaliente Salvador Ruano. Cumplimentó con lucidez Escribano el tercio de banderillas antes de, muleta en mano, lidiar a un Miura que fue un barrabás en toda regla. Intento domeñarlo lidiándolo el hispalense. Mató de media estocada efectiva. Palmas. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valdemorillo, Madrid.

Tercera de la feria de San Blas y la Candelaria. Corrida de toros.

Entrada: Más de tres cuartos de plaza.

Toros de Miura. Complicado y serio encierro. 

Manuel Escribano; Ovación tras aviso. Oreja tras aviso. Oreja tras aviso. Palmas tras aviso (El sexto lo estoqueo por Pepe Moral)

Pepe Moral; Silencio. Ovación tras dos avisos. 

Incidencias: Sobresaliente Salvador Ruano.

El torero Pepe Moral resultó herido en la tarde de este domingo en la plaza de toros madrileña de Valdemorillo. Saludó con una larga de rodillas y luego le propinó un fortísimo golpe en la zona de la rodilla. Visiblemente afectado y casi sin poder andar, decidió seguir la lidia el sevillano e incluso realizar un quite por chicuelinas al paso. Continuó la lidia en el cuarto tras salir de la enfermería infiltrado. No pudo estoquear el sexto y lo hizo en su lugar Manuel Escribano. 

9
2