MADRID

Duros "pilares" en tarde de resiliencia torera

Juan del Álamo da una vuelta tras conectar con su primero, silenciado resulta José Garrido y herido Gonzalo Caballero con el encierro charro.
Por 
martes, 21 de mayo de 2019 · 19:10

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: LUIS SÁNCHEZ-OLMEDO

La corrida de El Pilar llegaba esta tarde a la plaza de toros de Las Ventas para la octava de la Feria de San Isidro. Juan del Álamo, José Garrido y Gonzalo Caballero trenzaban el paseíllo en la primera plaza del mundo.

Entre los gritos de parte de la plaza contra el palco se desarrolló la primera parte de la lidia de Juan del Álamo al primero. Firmísimo el torero en los primeros compases de la faena por la mano derecha, pitón por el que le tomó el aire perfectamente y conectó con el tendido. En un momento de su proposición torera, el salmantino resultó feísimamente volteado, estando segundos que se hicieron eternos debajo de los pitones del toro. Rápidamente sus auxiliadores fueron a por él y consiguieron quitarle de encima el toro, pero la paliza tremenda la llevaba. Consiguió reponerse algo el torero y finalizar su faena por airosas manoletinas. Le dio un soberbio arreón el toro tras meterle una estocada baja. Dio vuelta tras fuerte petición.

José Garrido se salvó de una buena en el inicio de la lidia del segundo toro de El Pilar. El astado hizo por él de salida, cuando tomó el capote, y lo persiguió hasta las tablas, dándole un topetazo en la zona del pecho. Aparentemente repuesto, prosiguió la lidia el torero. Tuvo que empujar mucho al animal en terrenos del tercio y especialmente por el lado derecho consiguió conectar con el tendido por momentos, pero no fue éste el toro anterior en cuanto a movilidad e hizo lo que pudo el extremeño. Pinchó en el primer encuentro, matando a la segunda. Silencio.

La cara arriba echaba en todo momento el tercero del festejo en los dos primeros tercios de la lidia. Por estatuarios fue el comienzo de faena de Gonzalo Caballero para sacarse hasta los medios al astado. Bien pasó al animal en series que llegaron arriba por el derecho en el inicio de faena, especialmente por la calidad con la que remataba las tandas. También a zurdas prosiguió su conexión con el tendido, aunque por este lado con menos ligazón. Firmísimo el torero, se lo pasó muy cerca en las manoletinas finales en un alarde de valor que le llegó a Madrid. Exposición y entrega del madrileño. Fue al entrar a matar al animal después de una faena en la que se sobrepuso con entrega y verdad a las circunstancias cuando el animal lo cogió. El toro, en el momento de la suerte suprema, hizo por el joven, que fue volteado varios metros hacia arriba y la fortísima caída que sufrió mermó también su condición física. Rápidamente fue trasladado por las cuadrillas hasta la enfermería.

No fue fácil el cuarto, al que Juan del Álamo fue silenciado, destacando Mambrú en el tercio de banderillas. No transmitió el animal, con el que intentó lucirse en todo momento el salmantino sin resultado final.

“Canastero”, número 154, con un peso de 522 kilos, fue el quinto de la tarde, segundo del lote de José Garrido, serio por delante. Enorme Antonio Chacón en banderillas, que tuvo que recoger una ovación. Emotivo fue el brindis a la memoria de Fernando Domecq, fallecido este lunes 20 de mayo: “Para mí ha sido uno de los genios del campo bravo, me ha abierto las puertas de su casa. Don Fernando ha sido un genio de lo que es criar un toro bravo y así lo ha demostrado durante muchos años”. Luego, en faena, el animal no le dejó estar cómodo por su embestida irregular. Además, el viento le impidió torear a gusto. No acertó a espadas.

Aplaudido de salida también resultó un sexto al que le dejó su impronta capotera Juan del Álamo, mezclando verónicas con chicuelinas y la media a pies juntos, algo que gustó en el tendido. Se vino luego abajo el toro y la actuación del salmantino no caló, quedando todo en silencio.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Octava de la Feria de San Isidro. Corrida de toros. 14.666 espectadores. 

Toros de El Pilar.

Juan del Álamo, vuelta, silencio y silencio en el que mató por Caballero. 

José Garrido, silencio y silencio. 

Gonzalo Caballero, herido. 

Comentarios