PAMPLONA

Oreja a una estocada y Moral para un torero

Dispar corrida de Escolar, con toros muy peligrosos, ante la que Robleño se llevó lo peor, Castaño tocó pelo tras un gran espadazo al segundo y Moral dejó momentos de calidad en sus dos toros.
Por 
martes, 9 de julio de 2019 · 16:52

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: EMILIO MÉNDEZ

La quinta de abono de la Feria del Toro de Pamplona llegaba al coso navarro en la tarde de este martes, 9 de julio. Se trataba de un festejo en el que se lidiaban toros de José Escolar para Fernando Robleño, Javier Castaño y Pepe Moral.

Parecía augurar buena condición el primero de la tarde, un animal que metió abajo la cara en los dos puyazos que El Legionario le recetó, pero posteriormente no fue así su condición después del brindis al tendido de Fernando Robleño. Fue un animal mirón por el lado derecho y que siempre iba a la caza por el izquierdo. Muy complicado. Aunque falló en el primer intento, metió a la segunda la mano con habilidad y también hábil estuvo el puntillero. Silencio. Solventó la papeleta del cuarto con profesionalidad y oficio, pues fue un toro muy complicado por los parones peligrosos que ofrecía. También sin opciones. 

Muy torero estuvo Pedro Iturralde en el tercio de varas del segundo. A Miguel Induráin fue el brindis de Javier Castaño, un animal que no terminó de humillar en sus telas. Tardó el acoplamiento entre toro y torero, pues con la cara a media altura fue el animal en los primeros compases de la faena, una conexión que no llegó hasta ese ecuador muleteril, donde le sopló derechazos sueltos de buen trazo. Una gran estocada final hizo que el respetable pidiese la oreja, concedida por el palco. Complicadísimo fue el quinto, que le hizo pasar las de Caín a Javier Castaño, matando a la segunda con habilidad ante un peligrosísimo animal. 

Metió mejor la cara que sus dos hermanos anteriores el tercero del festejo, un animal que tenía calidad aprovechada por el buen toreo de Pepe Moral, que se fue reencontrando con el aplauso del tendido. Serenidad y tranquilidad del torero delante del animal, que estuvo metido y comprometido con la labor ante el de Escolar. Momentos incluso templados del torero de Los Palacios, que mató de pinchazo y estocada en buen sitio y efectiva. Perdió el premio con la espada, siendo ovacionado. Terminó desfondándose el sexto toro tras las dos fuertes varas a las que fue sometido, saliendo luego con la cara muy por arriba en los muletazos de Pepe Moral. Hubo leve petición de premio tras estoquearlo. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Pamplona. Quinta de abono de la Feria del Toro. Corrida de toros. Lleno.

Toros de José Escolar.

Fernando Robleño, silencio y palmas. 

Javier Castaño, oreja y silencio. 

Pepe Moral, ovación en ambos. 

Comentarios