PALMA DE MALLORCA

La fuerza del toreo termina en el triunfo de la libertad

El Fandi ofrece una gran noche de toros con premio incluido; también Juli y Manzanares tocaron pelo y Morante dejó sus pinceladas
viernes, 9 de agosto de 2019 · 20:04

PACO OJADOS

La libertad imperaba en la noche de este viernes en el Coliseo Balear de Palma de Mallorca con el regreso de las corridas de toros al escenario isleño después de la anulación de la prohibición de las corridas por parte del Tribunal Constitucional. Se lidiaban toros de Juan Pedro Domecq y Virgen María para Morante de la Puebla, El Juli, El Fandi –en sustitución de Roca Rey- y José María Manzanares.

Con tres verónicas de buen trazo recibió Morante de la Puebla al primero de Virgen María. Pronto vio que no le iba a dar posibilidades y entró a matar, siendo finalmente silenciado tras estar deslucido con el acero.

El Juli recogió una ovación con saludos en el segundo, también de Virgen María, que tuvo movilidad. Lo recibió toreando con empaque a pies juntos de capote y, muleta en mano, dejó una faena vistosa y poderosa, con momentos álgidos por la mano diestra. Tras un pinchazo, una estocada y un descabello, se le pidió de forma fuerte la oreja, pero el palco no la concedió. 

Casi un altercado se montó en el tercero, un bravísimo toro de Virgen María, del que se pidió con fervor el indulto. Buena lidia capotera de Fandi, que dejó dos largas cambiadas de rodillas para saludarlo. Fiesta en banderillas del granadino, vibrando antes el tendido con las lopecinas de Fandila. En un circular absoluto de rodillas inició faena Fandi, dando espectáculo con un animal bravo que siguió hasta el final. No se indultó finalmente el toro. Estoconazo, dos orejas y vuelta al ruedo en el arrastre para el animal. 

Una oreja del cuarto de Virgen María cortó José María Manzanares. Faena trabajada del alicantino, que antes de tomar la franela se estiró de capote. Derribó el animal al picador, pero luego se vino a menos. Largo lo llevó en los primeros compases muleteriles por la derecha el alicantino, para luego ligar también a zurdas y tirar de una estocada al animal. Oreja. 

No pudo obtener trofeo Morante de la Puebla del quinto, un toro de Parladé de bonitas hechuras que tuvo cierta nobleza pero muy poquita transmisión y al final terminó parado. El de la Puebla lo recibió con vistosas verónicas e inició su faena con ayudados por alto. Llegó incluso a sufrir una voltereta y a levantar al público después con tres molinetes engarzados. Pinchó antes de la estocada y saludó una ovación.

Una oreja cortó Juli del sexto, de Juan Pedro, toro con romana y de embestida brusca que terminó afligiéndose al final de faena ante la tauromaquia poderosa del madrileño, que lo fue tanto que cortó una oreja. Tarde profesional sin brillo de Julián que, apesar de todo, dejó su impronta de torero importante.

Con otra oreja completó El Fandi su gran noche de toros en el séptimo, un buen toro de Juan Pedro al que David saludó con una larga cambiada y un saludo a la verónica con mucha prestancia. Un gfalleo por tapatías fue muy jaleado, así como el tercio de banderillas, donde volvió a demostrar su condición de gran rehiletero. Inició su trasteo de muleta de rodillas con el público muy entregado, incluso cantándole desde el tendido en una gran noche del granadino, que hubiese cortado cuatro orejas de no fallar con la espada en este séptimo.

También el abanto octavo lucía el hierro de Juan Pedro Domecq, toro al que le costó centrarse en el capote de Manzanares, que luego lo toreó con mucha suavidad. Fue suave y artística la faena de Josemari, siempre buscando ir a favor de las condiciones del toro y con un estoconazo en la suerte de recibir, pero el pinchazo previo provocó que no se le concediese la oreja que se le pidió. Recibió la ovación de despedida del público balear.

FICHA DEL FESTEJO

Coliseo Balear, Palma de Mallorca. Corrida de toros. Casi lleno en los tendidos. 

Toros de Virgen María (1º, 2º, 3º, de vuelta al ruedo, y 4º) y Juan Pedro Domecq.

Morante de la Puebla, silencio y ovación.

El Juli, ovación y oreja.

El Fandi –en sustitución de Roca Rey-, dos orejas y oreja.

José María Manzanares, oreja y ovación.

Comentarios