VALLADOLID

Marcos, la faena; Grande, la entrega; Plaza, los naturales

Marcos y Antonio Grande salen a hombros en el arranque de la Feria de Nuestra Señora de San Lorenzo en un festejo con novillos de Torrealba en el que Fernando Plaza pechó con el peor lote.
martes, 10 de septiembre de 2019 · 17:08

EMMA GORJÓN

La Feria de Nuestra Señora de San Lorenzo de Valladolid arrancaba, en la tarde de este martes 10 de septiembre, con una novillada picada con el hierro de Torrealba. Marcos, Antonio Grande y Fernando Plaza trenzaban el paseíllo en el coso del Paseo de Zorrilla.

El primero de la tarde tuvo fondo y transmisión, un animal con el que ligó el toreo Marcos por ambas manos con la técnica que atesora su concepto. incluso se echó de rodillas para sellar su entrega. La pena fue el pinchazo previo a la media estocada antes de ser ovacionado. 

Segundo novillo de la tarde para el salmantino Antonio Grande. Muy bien con el capote, dejando verónicas muy ligadas y dos buenas medias. Acto seguido dejó con la muleta largas series de derechazos con la muleta de mano baja. El novillo se paraba pero el joven lo entendió muy bien, y dándole espacio le supo sacar lo que tenía. Grande logró alargar sus embestidas por naturales. Remató con una estocada entera en el hoyo de las agujas. Oreja.

De rodillas se echó Fernando Plaza para iniciar la lidia al tercero, al que toreó a placer en redondo con la muleta, especialmente bordando el toreo por la mano diestra. El animal respondía a los toques también por la zurda del joven, que le bajó la mano con gusto y un bello trazo. Varios pinchazos evitaron el premio, matando finalmente de estocada tendida y siendo silenciado. 

Un auténtico lío le formó Marcos al cuarto, un novillo al que desorejó. Lo cuajó a la verónica y, ya en la muleta, la mano derecha fue la elegida para bordar el toreo por abajo y largo. Se volcó la afición pucelana. Aprovechó la calidad y buena condición del de Torrealba para crujirlo al natural y rematar de una buena estocada antes de pasear doble premio. 

En el quinto, Antonio Grande paseó una nueva oreja. Lo mejor llegó con la mano derecha, donde aprovechó el charro al novillo con muletazos largos. Mató de buena estocada y paseó premio. 

El novillo más complicado del encierro fue el sexto, al que Fernando Plaza dejó buenas verónicas. Imposible el animal en la muleta, ya que sacó peligrosidad y tenía un cortísimo viaje. A pesar de ello, dejó naturales de mucho mérito. Media estocada y silencio. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Valladolid. Primera de la Feria de Nuestra Señora de San Lorenzo. Novillada picada. Más de un cuarto de entrada. 

Novillos de Torrealba.

Marcos, ovación y dos orejas. 

Antonio Grande, oreja y oreja. 

Fernando Plaza, silencio y silencio. 

 

Galería de fotos

Comentarios