ALBACETE

La firmeza templada de Marín toca pelo

Román tuvo una intermitente actuación con un lote de Alcurrucén que se movió -especialmente el cuarto- una oreja paseó la firmeza templada Marín y De Miranda pechó con el peor lote.
miércoles, 11 de septiembre de 2019 · 18:12

LUIS MIGUEL BLÁZQUEZ / FOTOGALERÍA: MARÍA VÁZQUEZ

La cuarta de la Feria de los Llanos acogía, en la tarde de este 11 de septiembre, un festejo con el hierro de Alcurrucén. Un cartel joven con Román, Ginés Marín y David de Miranda hacía el paseíllo.

Una ovación escuchó Román ante el primero de la tarde, un animal encastado de Alcurrucén con el que el joven valenciano estuvo entregado en todo momento. Muy serio el joven, pasaportó con firmeza al astado por ambas manos con la muleta. Antes, El Sirio sufrió una voltereta y pasó por su propio pie a la enfermería, siendo trasladado al Hospital. Una ovación escuchó en el segundo de su lote, un animal que se movió con muchas virtudes, como la nobleza, la fijeza y la duración. Faena con altibajos del torero levantino, que no logró fructificar en premio su labor ante el astado de la casa Lozano por el feo espadazo final también. 

Una oreja del segundo de la tarde se llevó Ginés Marín. Gran toreo y gran momento el que vive el extremeño ante un toro que exigió y que no se lo puso fácil al joven, pero se impuso a las teclas y logró acertar con ellas. Lo pasaportó con firmeza por ambas manos, lo mató efectivo y paseó premio. Ovacionado resultó Marín ante el quinto, un toro con el que fue ovacionado y que sufrió un momento de angustia cuando el animal le puso las defensas en la zona costal. Por fortuna, todo quedó en un susto. Animal con complicaciones y caras altas por momentos con el que había que estar muy seguro de cada acción que se hacía delante de él. Lo hizo Marín, que fue finalmente ovacionado tras la estocada con la que lo pasaportó. 

El marmolillo tercero no le prestó opción alguna a David de Miranda: animal sin vida, sin recorrido, sin ritmo en el poco viaje que tenía. Se quedó prácticamente parado delante del joven y no acudía a los constantes cites que le proponía el onubense. No le ayudó tampoco a la hora de entrar a matar, haciéndolo de una media estocada tras pinchazo de la que tardó en caer. Además, el puntillero levantó al animal. Tuvo nobleza el sexto, aprovechada por el onubense, pero no terminó de romper una labor que finalmente no remató con la espada. Mala suerte de De Miranda con su lote esta tarde. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Albacete. Cuarta de Feria. Corrida de toros. Tres cuartos de entrada. 

Toros de Alcurrucén.

Román, ovación y ovación. 

Ginés Marín, oreja y ovación. 

David de Miranda, silencio tras aviso y silencio. 

 

Comentarios