MANIZALES (COLOMBIA)

El hambre sin acero de Diego San Román y la sangre de Andrés Bedoya

Gitanillo de América tuvo que matar tres novillos porque la entrega de Andrés Bedoya resultó herida con cornada en el muslo de dos trayectorias; San Román dejó entrega pero el mal acero evitó premio.
domingo, 5 de enero de 2020 · 22:57

TEXTO Y FOTOS: DIEGO ALAIS

La primera de la Feria del Café de la ciudad colombiana de Manizales planteaba una novillada picada en la que hacían el paseíllo Gitanillo de América, Andrés Bedoya y Diego San Román.

Ovacionado al esfuerzo resultó Gitanillo de América ante el novillo que abrió la tarde y la feria. Dejó detalles de entrega pero no rompió finalmente la labor. 

De nombre "Alborotado", de Armerías, era el segundo novillo de la tarde, con 394 kilos y primero del lote de Andrés Bedoya. Salió con mucha alegría pero se vino muy a menos en la faena de muleta de Diego San Román, que puso ahínco. Lastimosamente, hizo guardia su primera estocada, perdiendo toda posibilidad de premio. Saludó desde el tercio. 

El tercero, de nombre "Galopo", tenía 422 kilos de peso y con pelaje castaño. Muy encastado fue el animal, que cumplió con creces en el caballo. Le embistió durante la faena de muleta con mucha fijeza y viveza a Andrés Bedoya, que resultó herido en el último tramo de su labor en el muslo derecho. Rápidamente fue conducido por sus compañeros a la enfermería y su cuadrilla paseó una merecida oreja.

De 436 kilos era el cuarto del festejo, de nombre "Valeroso" y negro listón, segundo del lote del novillero. Fue un animal muy encastado y estuvo por encima del joven, que no lo entendió por ninguno de los dos lados. Se vino a menos el trasteo y fue silenciado. 

Fue devuelto tras lesionarse el quinto, y del mismo hierro era el bis, de nombre “Luchador”, de 408 kilos de peso. Fue un animal con buena condición ante el que estuvo con mucho oficio y ambición el aquicalidense. Lo llevó embebido por abajo el azteca, pero la lástima fue que le faltó suerte con la espada. Vuelta al ruedo tras hacerle guardia de nuevo el acero.

De 390 kilos era el "Calito" sexto, negro listón, con el que Gitanillo de América tuvo que lidiar tras la cornada de dos trayectorias de su compañero Bedoya. Muy soso fue el animal, y además se le notó la falta de experiencia al joven. Silencio. 

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Manizales, Colombia. Primera de la feria del Café. Novillada picada. Tres cuartos de entrada. 

Novillos de Armerías, el quinto como sobrero. 

Gitanillo de América, ovación, silencio y silencio en el que mató por Bedoya. 

Diego San Román, ovación y vuelta. 

Andrés Bedoya, oreja y herido. 

Comentarios