LA CRÓNICA DE PLATA

Y estuvieron los que siempre han estado

Los que acompañaron al diestro murciano en su adiós de los ruedos hace una década, comprendieron que era un hasta luego porque hoy permanecieron en su reaparición en la Monumental navarra.
jueves, 12 de julio de 2018 · 20:08

TEXTO: JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO / FOTOGALERÍA: EMILIO MÉNDEZ

Pepín Liria decidió que en su vuelta a los ruedos en una plaza de primera categoría debían estar los que siempre han estado. Y estuvieron. Sus nombres: Carlos Casanova, Ecijano II y Alfredo Cervantes en las filas de plata; Manuel Jesús Ruiz y Daniel López con las chaquetillas de oro. Los que acompañaron al diestro murciano en su adiós de los ruedos hace una década, comprendieron que era un hasta luego porque hoy permanecieron en su reaparición en la Monumental navarra. Por lo demás, así se desarrolló la tarde en las filas de plata:

“Jarabeño”, castaño claro, era el primero de la tarde, con un peso de 520 kilos. Manuel Jesús Ruiz, de grana y oro, picó al ejemplar, ahormando y cuidando el tranco del castaño. Por delante entró banderilleando Ecijano II, siguiéndole en suerte Alfredo Cervantes pasando apuros porque le echó arriba la cara el astado en el momento del embroque. Carlos Casanova lidió a un toro que andaba de costado, algo que presagiaba mal comportamiento en la faena.

“Ebanista”, número 159, nacido en octubre de 2012 con un peso de 510 kilos era el segundo de la corrida. José Antonio Barroso picó a un toro mientras Juli quitó por chicuelinas al animal. La cara arriba le echó en el primer encuentro con los palos a José María Soler, siguiéndole Fernando Pérez también con un animal sin humillar en su embroque. Álvaro Montes lidió al astado.

“Soleares”, número 90, negro mulato, con 590 kilos era el tercero de la tarde, animal alto y muy zancudo. Agustín Navarro le ejecutó un primer puyazo en el que el toro empujó solamente con un pitón y, además, con la cara siempre arriba. Mal síntoma. Jesús Díez “Fini”, Antonio Manuel Punta y Manuel Izquierdo protagonizaron la lidia y el tercio de banderillas de un animal que tampoco presagiaba nada bueno para la faena de Marín.

“Ruiseñor”, número 14, negro mulato nacido en septiembre de 2012 fue el toro más pesador, con 605 kilos. Daniel López le ejecutó el primer puyazo a un toro más templado que sus hermanos anteriores. Efectivos estuvieron Ecijano II o Carlos Casanova en la lidia del animal. 

“Emplumado”, de Victoriano del Río, fue el quinto toro de la corrida, segundo del lote de Julián López. Salvador Núñez dejó una primera vara delantera. En la cara clavó Álvaro Núñez frente al animal, lidiándolo José María Soler. Fernando Pérez, tercero de la cuadrilla de Juli, estuvo presto en su turno.

“Beato” llevaba por nombre el sexto de la corrida, que fue devuelto tras las varas de Guillermo Marín por inválido para la lidia. “Diamante” se llamaba el sobrero, con el mismo hierro, al que de nuevo picó Guillermo Marín. Antonio Manuel Punta, cogiendo el capote muy en corto, lidió a un toro en el que clavó con seguridad Jesús Díez “Fini”.

Galería de fotos

1
1

Comentarios